Ir al contenido principal

Dos poemas de Seamus Heaney




Cavando

Entre mi dedo y mi pulgar
reposa el lapicero, ceñido como un arma.

Bajo mi ventana, el chirriante y claro sonido
de la pala al hundirse en el áspero suelo:
mi padre, cavando. Lo veo

hasta que su espalda cansada se inclina
entre los parterres, desde hace veinte años
encorvada al ritmo de los surcos de papas
donde cavaba.

La tosca bota apoyada en la plancha, el mango
con la rodilla interna apalancado con firmeza.
Sacaba los crecidos tallos, enterraba el brillante filo
para esparcir las papas nuevas que recogíamos,
encantados con su fría dureza en nuestras manos.

Por Dios, el viejo sabía manejar una pala.
Igual que su viejo.

Mi abuelo cortaba más pasto en un día
que cualquier otro hombre en el pantano de Toner.
Una vez le llevé leche en una botella
tapada torpemente con papel. Se enderezó
para tomársela y de inmediato bajó
cortando y rebanando con esmero, lanzando terrones
sobre su hombro, buscando y buscando
el mejor pasto. Cavando.

El frío olor del moho de las papas, la turba húmeda
ahogada y aporreada, el brusco corte de un filo
a través de raíces vivas se despiertan en mi mente.
Pero no he tenido una pala para imitar a hombres como esos.

Entre mi dedo y mi pulgar
reposa el lapicero.
Voy a cavar con él.

[pp. 3-4] Digging



El discípulo

Mi padre araba con sus caballos,
sus enormes hombros como velas izadas
entre el mango y los surcos.
Los caballos tiraban con el chasquido de su lengua.

Era un experto. Colocaba el yugo
y ajustaba la brillante plancha de acero.
Volteaba la tierra y los terrones salían enteros.
Al borde del camino, con un solo tirón

de las riendas el sudoroso par daba la vuelta
y empezaba otra vez. Su ojo
entrecerrado en ángulo con el suelo
trazaba los surcos con precisión.

Yo me tropezaba al seguir sus botas,
a veces me caía en la tierra mojada;
a veces me llevaba a caballito,
subiendo y bajando al caminar.

Yo quería crecer y arar,
cerrar un ojo, endurecer mi brazo.
Lo único que hice fue seguir
su ancha sombra por toda la granja.

Era un estorbo, cayendo, tropezando,
siempre parloteando. Pero hoy
es mi padre quien viene tropezando
tras de mí, y no se marchará.

[p. 8] Follower

Traducción: Gustavo Solórzano-Alfaro, 2019. Textos originales tomados de
Seamus Heaney, 100 Poems, London: Faber & Faber, 2018, 184 pp.



Seamus Heaney (Irlanda del Norte) nació en 1939 y falleció en el 2013. En 1995 le fue concedido el Premio Nobel de literatura. Dentro de su amplia producción poética podemos citar Opened Ground: Selected Poems, 1966-1996 (1998) o District and Circle (2006), el cual el valió el T.S. Eliot Prize.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses , en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas. Cómo publicar un libro de poesía (1) Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor. Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe

The Beatles IV: "A Day in the Life"

Contrario a la introducción del programa Los cuatro grandes ,  de Súper Radio, en los 102. 3, del FM estéreo, hace cuarenta años terminó la historia . Así es, y el próximo sábado 10 de abril se conmemoran los cuarenta años de la disolución de The Beatles, el mejor grupo musical anglosajón del siglo XX . Por eso, hoy queremos continuar nuestro recorrido por su catálogo , y nada más y nada menos que con la que muchos consideran su mejor canción: “A Day in the Life”. Un tema genial, único, clásico desde todo punto de vista (lírico, musical, técnico, de producción, etc.), una verdadera obra maestra de la música popular contemporánea, que rompió esquemas y terminó de poner a todo mundo en guardia, porque ¿qué más se podía hacer después de esto? El cierre perfecto para el álbum más importante de la era del rock : el Sargento Pimienta . Ficha técnica Título: “A Day in the Life” (canción) Duración: 5´ 08 s (indefinidamente) Fechas de grabación: 19 y 22 de enero, y 3 y 10 de febrer

Un poema de Louise Glück

Un mito sobre la devoción Cuando Hades se enamoró de esta muchacha, le construyó un duplicado de la tierra. Todo igual, hasta un prado, pero con una cama. Todo igual, incluso el sol, porque sería difícil para una joven ir de la luz a la completa oscuridad. Paso a paso, pensó, le ofrecería la noche, primero como sombras de hojas agitadas. Luego la luna, las estrellas. Después ninguna. Que Perséfone se acostumbre poco a poco. Al final, pensó, se sentirá a gusto. Una réplica de la tierra, excepto que en esta había amor. ¿No todos quieren amor? Esperó muchos años, construyendo un mundo, observando a Perséfone en el prado. Perséfone, la que olfatea y prueba, si tenés un apetito, pensó, los tenés todos. ¿No quiere todo mundo sentir en la noche el cuerpo amado —estrella polar, brújula—, escuchar el suave aliento que dice “estoy vivo”, que también significa que estás vivo, porque me oís y estás aquí conmigo. Y cuando uno se