Ir al contenido principal

Tres versiones de una canción de amor



El tema es clásico: dos almas unidas como una sola. Miles de poemas y canciones se han escrito alrededor de esta añoranza. “Liebes-Llied” (“Canción de amor”), de Rainer Maria Rilke, es uno de tantos. El poema aparece en la segunda parte de Das Buch der Bilder (El libro de las imágenes, 1902-1906).

Liebes-Lied
(Rainer Maria Rilke)

Wie soll ich meine Seele halten, daß
sie nicht an deine rührt? Wie soll ich sie
hinheben über dich zu andern Dingen?
Ach gerne möcht ich sie bei irgendwas
Verlorenem im Dunkel unterbringen
an einer fremden stillen Stelle, die
nicht weiterschwingt, wenn deine Tiefen schwingen.
Doch alles, was uns anrührt, dich und mich,
nimmt uns zusammen wie ein Bogenstrich,
der aus zwei Saiten eine Stimme zieht.
Auf welches Instrument sind wir gespannt?
Und welcher Geiger hat uns in der Hand?
O süßes Lied.

En su libro The Gods of Winter (1991), el poeta estadounidense Dana Gioia ensaya una versión al inglés. De su texto, lo más interesante es el cambio en el final. En el poema original, el hablante se pregunta por el músico que interpreta esa canción donde las dos almas de los amantes resuenan juntas, y cierra enfáticamente con un “O süßes Lied” (“Oh, dulce canción”). En su versión, Gioia introduce tres variantes: a) los amantes no están en las manos de un músico, sino que son ellos quienes cantan, b) aparece un elemento discordante: el canto es interrumpido y c) suprime el verso final.

The Song
(Dana Gioia)

How shall I hold my soul that it
does not tocuh yours? How shall I lift
it over you to other things?
if it would only sink below
into the dark like some lost thing
or slumber
in some quiet place
wich did not echo your soft heart’s beat.
but all that ever touched us —you and me—
touched us together
                                  like a bow
that from two strings could darw one voice.
On what instrument were we strung?
And to what player did we sing
our inrrupted song?

Por último, adjunto mi versión al español del texto de Gioa, en la que he me he permitido  mantener los elementos de la rima del original y de la versión al inglés.

El canto
(Gustavo Solórzano-Alfaro)

¿Cómo contener mi alma
para que no toque la tuya? ¿Cómo elevarla
por encima de ti y hacia otras cosas llevarla?
Si tan solo pudiera ocultarla
bajo la oscuridad como algo perdido
o se durmiera en un lugar tranquilo
que no hiciera eco del suave latir de tu corazón.
Pero todo lo que nos ha tocado —a ti y a mí—
nos ha zurcido con el mismo hilo.
                                                         Como un arco de violín
que de dos cuerdas pudiera extraer un solo sonido.
¿En qué instrumento fuimos tensados?
¿A cuál músico hemos entonado
nuestro canto interrumpido?

Comentarios

Entradas populares de este blog

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses, en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas.

Cómo publicar un libro de poesía(1)
Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor.
Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe poesía. O que seás un …

Dos poemas de Rafael Rubio

El arte de la elegía    
Todo consiste en llegar al justo término y después, dar a luz la voz: dejar que se complete la muerte. Nadie va
a lamentar una metáfora imprecisa ni un epíteto infeliz, cuando la muerte está viva en el poema.                                     Todo estriba en simular que nos duele la muerte. Sólo eso: hacer creer que nos aterra
morir o ver la muerte. Imprescindible elegir una víctima que haga las veces de un destinatario: el padre
o el abuelo o el que fuere, con tal que su muerte haya sido lo bastante ejemplarizadora como para
justificar una ira sin nombre. Impostarás la voz hasta que se confunda con el ciego bramido de una bestia. Así
infundirás piedad en tu lector. Recomendable el terceto pareado si se quiere seguir la tradición del abandono, leerás
la elegía de Hernández a Ramón Sijé o la que en don Francisco de Quevedo, maestro en el arte de la infamia versificada
inmortalizara a fulano de tal.                                              Debe ser virtuoso el uso del encabalg…

Queen: "Bohemian Rhapsody"

Dos años y medio. 200 entradas. Para celebrar: “Rapsodia bohemia”, de Queen.

Tres notas introductorias

1. En una ocasión, Roger Waters afirmó que probablemente los dos únicos escritores y compositores que estaban por encima suyo eran John Lennon y Freddy Mercury. Uno más, uno menos, concuerdo de alguna forma con él. Esto se hace evidente si además me atrevo a señalar que las mejores canciones de la historia de la música popular anglosajona sean, en este orden, “A Day in the Life”, “Bohemian Rhapsody”, “Shine on You Crazy Diamond” y “Stairway to Heaven” (la lista sigue, claro).

2. "Rapsodia bohemia" es definitivamente un tema excelente y una grabación pionera, innovadora. No solo lleva a nuevos territorios la estructura múltiple en la canción popular, sino que grabar tal visión (especialmente las voces) requería llevar al extremo las posibilidades que un estudio de mediados de los años setenta ofrecía.

3.    Queen ha sido catalogado usualmente como parte del movimiento glam-…