Ir al contenido principal

Dos poemas de Ben Lerner



Voy a matar al presidente.
Lo prometo. Me rindo. Lo siento.
Soy gay. Estoy embarazado. Estoy muriendo.
No soy tu padre. Estás despedido.
Pedido. Olvidé tu cumpleaños.
Tendrás que perder una pierna.
Ella se lo estaba buscando.
Se tiró debajo del carro.
Parecía una pistola. Es contagioso.
Ahora ella está con Dios.
Ayudame. No tengo un problema.
Me tragué un frasco de pastillas.
Soy doctor. Te estoy abandonando.
Te amo. Andate a la mierda. Cambiaré.

(De The Litchtenberg Figures)



EL LECTOR PROMEDIO solo distingue la letra inicial y la última de una palabra. Nada más lee las palabras más extensas y extrañas en una oración, e intuye el resto del lenguaje. El lector promedio a menudo pasa dos páginas a la vez, sin percatarse del corte en la narración. Toma un libro, rápidamente voltea sus páginas y cree que lee. A la inversa –continuamente lee sin darse cuenta– procesará e incluso vocalizará un texto que cree estar componiendo, cuando de hecho está leyendo en el aire, entre líneas, en la pared. En tus momentos más íntimos, mi lector promedio, ¿no confiás en las grandes notas de apoyo más allá de la vista del público? ¿Alguna vez has aplaudido sin ser dirigido por una señal luminosa?


(De Angle of Yaw)

Ben Lerner, No Art. Poems, London: Granta, 2016 (edición en kindle).
Traducciones: Gustavo Solórzano-Alfaro, 2017



Ben Lerner, nacido en Topeka, Kansas, en 1979, es un escritor, crítico y profesor estadounidense, autor de las novelas Leaving the Atocha Station (2011) y 10:04 (2014) y del ensayo The Hatred of Poetry (2016). Ha publicado tres poemarios, que aparecen reunidos en la colección No Art. Poems (2016). Fue finalista del National Book Award, entre múltiples reconocimientos. Enseña en el Brooklyn College.


Otros poetas en esta casa

Comentarios

Raul ha dicho que…
Buenísimos, sobre todo el primero. Gracias.

Entradas populares de este blog

The Beatles IV: "A Day in the Life"

Contrario a la introducción del programa Los cuatro grandes ,  de Súper Radio, en los 102. 3, del FM estéreo, hace cuarenta años terminó la historia . Así es, y el próximo sábado 10 de abril se conmemoran los cuarenta años de la disolución de The Beatles, el mejor grupo musical anglosajón del siglo XX . Por eso, hoy queremos continuar nuestro recorrido por su catálogo , y nada más y nada menos que con la que muchos consideran su mejor canción: “A Day in the Life”. Un tema genial, único, clásico desde todo punto de vista (lírico, musical, técnico, de producción, etc.), una verdadera obra maestra de la música popular contemporánea, que rompió esquemas y terminó de poner a todo mundo en guardia, porque ¿qué más se podía hacer después de esto? El cierre perfecto para el álbum más importante de la era del rock : el Sargento Pimienta . Ficha técnica Título: “A Day in the Life” (canción) Duración: 5´ 08 s (indefinidamente) Fechas de grabación: 19 y 22 de enero, y 3 y 10 de febrer

Queen: "Bohemian Rhapsody"

Dos años y medio. 200 entradas. Para celebrar: “Rapsodia bohemia”, de Queen. Tres notas introductorias 1. En una ocasión, Roger Waters afirmó que probablemente los dos únicos escritores y compositores que estaban por encima suyo eran John Lennon y Freddy Mercury. Uno más, uno menos, concuerdo de alguna forma con él. Esto se hace evidente si además me atrevo a señalar que las mejores canciones de la historia de la música popular anglosajona sean, en este orden, “A Day in the Life” , “Bohemian Rhapsody”, “Shine on You Crazy Diamond” y “Stairway to Heaven” (la lista sigue, claro). 2. "Rapsodia bohemia" es definitivamente un tema excelente y una grabación pionera, innovadora. No solo lleva a nuevos territorios la estructura múltiple en la canción popular, sino que grabar tal visión (especialmente las voces) requería llevar al extremo las posibilidades que un estudio de mediados de los años setenta ofrecía. 3.    Queen ha sido catalogado usualmente como parte del mo

Tres poemas

--> Imagen: Pablo Picasso, Minotauro acariciando a una mujer dormida , 1933, Museo Nacional, Centro de Arte Reina Sofía, Madrid. El minotauro De la sombra de una calle surge el minotauro, detenido en el crepúsculo se regodea: su risa es una llama, su llanto una mañana. Sabe medir los pasos y aguardar al niño, sabe sembrar la tierra y contemplar el cielo. Ha aprendido a tejer su castigo, a ignorar el río lejano y la flor pequeña. Es un pequeño dios o un pequeño monstruo. Una efigie de su amada en el pecho arde. Tantas paredes, pasillos y murallas. Tantas legiones, ciudades e instantes. Contra corriente se revuelve esa mentira, en la cumbre de la luna se desploman los minutos. Sigue avanzando hasta tropezar. En una telaraña se desangra el niño y su madre no lo escucha. Allá se aleja la barca del viejo Caronte. No hay más pasajeros en el mundo. En el último delta del Leteo se descubre la razón del retraso. No se escucha un murmullo. Nadie responde en l