Ir al contenido principal

¡Reed ha muerto. Viva Reed!


Lou Reed (1942-2013)

1991. Por un lado, Marky Mark (Mark Walhberg, luego actor, hermano del “new kid on the block” Donhie Walhberg) and The Funky Bunch lanzan “Wildside”, una versión rapera de “Walkin the Wild Side”, de Lou Reed. Por otro lado, Oliver Stone revive a The Doors, en una película homónima, cuya banda sonora incluye esa disonante genialidad de dos acordes que es “Heroin”, de The Velvet Undergorund. Esa es la banda sonora de una generación. Así se descubren y redescubren los clásicos. Cinco años después, de la mano de Danny Boyle y su Trainspotting, terminamos de ingresar al culto: “Perfect Day” es LA canción, y es la canción de esa película.

Lou Reed, con su cara de palo, con su voz monocorde y lacónica, con letras secas y melodías parcas, en perfecta conjunción con un músico superdotado como John Cale, la otra cara imperdible de The Velvet Underground. Luego, Andy Warhol cobijó al grupo en The Factory y les impuso a Nico, esa cantante-modelo alemana que supo ser el ícono warholiano que Andy quería; y aunque solo cantó en tres canciones del álbum debut del grupo su nombre quedó estampado en la carátula.

Pero la música de la Velvet iba más allá de Nico. Reed-Cale es una de esas parejas hechas en el cielo con boleto directo para el infierno (y viceversa). Reed ha sido la cara visible, el poeta y ahora el nuevo mártir; Cale ha seguido siendo el músico genial que es.

En 1972 Bowie lo rescató, y junto con con Mick Ronson, lo instó a crear Tranformer. Le produjeron el álbum, le lavaron la cara y lo pusieron en lo más alto. Al año siguiente, Bob Ezrin (quien más adelante produciría entre otros a Pink Floyd) produjo la otra pieza maestra de Reed: Berlin. Los grandes siempre se encuentran y desencuentran.




¡Reed ha muerto. Viva Reed!




Aquí un intento de traducción de “Heroin” (por supuesto con video incluido), con su letra ácida –literalmente– y esas violas distorsionadas de Cale.

Comentarios

Entradas populares de este blog

The Beatles IV: "A Day in the Life"

Contrario a la introducción del programa Los cuatro grandes ,  de Súper Radio, en los 102. 3, del FM estéreo, hace cuarenta años terminó la historia . Así es, y el próximo sábado 10 de abril se conmemoran los cuarenta años de la disolución de The Beatles, el mejor grupo musical anglosajón del siglo XX . Por eso, hoy queremos continuar nuestro recorrido por su catálogo , y nada más y nada menos que con la que muchos consideran su mejor canción: “A Day in the Life”. Un tema genial, único, clásico desde todo punto de vista (lírico, musical, técnico, de producción, etc.), una verdadera obra maestra de la música popular contemporánea, que rompió esquemas y terminó de poner a todo mundo en guardia, porque ¿qué más se podía hacer después de esto? El cierre perfecto para el álbum más importante de la era del rock : el Sargento Pimienta . Ficha técnica Título: “A Day in the Life” (canción) Duración: 5´ 08 s (indefinidamente) Fechas de grabación: 19 y 22 de enero, y 3 y 10 de febrer

Queen: "Bohemian Rhapsody"

Dos años y medio. 200 entradas. Para celebrar: “Rapsodia bohemia”, de Queen. Tres notas introductorias 1. En una ocasión, Roger Waters afirmó que probablemente los dos únicos escritores y compositores que estaban por encima suyo eran John Lennon y Freddy Mercury. Uno más, uno menos, concuerdo de alguna forma con él. Esto se hace evidente si además me atrevo a señalar que las mejores canciones de la historia de la música popular anglosajona sean, en este orden, “A Day in the Life” , “Bohemian Rhapsody”, “Shine on You Crazy Diamond” y “Stairway to Heaven” (la lista sigue, claro). 2. "Rapsodia bohemia" es definitivamente un tema excelente y una grabación pionera, innovadora. No solo lleva a nuevos territorios la estructura múltiple en la canción popular, sino que grabar tal visión (especialmente las voces) requería llevar al extremo las posibilidades que un estudio de mediados de los años setenta ofrecía. 3.    Queen ha sido catalogado usualmente como parte del mo

Tres poemas

--> Imagen: Pablo Picasso, Minotauro acariciando a una mujer dormida , 1933, Museo Nacional, Centro de Arte Reina Sofía, Madrid. El minotauro De la sombra de una calle surge el minotauro, detenido en el crepúsculo se regodea: su risa es una llama, su llanto una mañana. Sabe medir los pasos y aguardar al niño, sabe sembrar la tierra y contemplar el cielo. Ha aprendido a tejer su castigo, a ignorar el río lejano y la flor pequeña. Es un pequeño dios o un pequeño monstruo. Una efigie de su amada en el pecho arde. Tantas paredes, pasillos y murallas. Tantas legiones, ciudades e instantes. Contra corriente se revuelve esa mentira, en la cumbre de la luna se desploman los minutos. Sigue avanzando hasta tropezar. En una telaraña se desangra el niño y su madre no lo escucha. Allá se aleja la barca del viejo Caronte. No hay más pasajeros en el mundo. En el último delta del Leteo se descubre la razón del retraso. No se escucha un murmullo. Nadie responde en l