Ir al contenido principal

Inicia proyecto "Sesiones en Duluoz"



En próximas semanas estaremos echando a rodar un pequeño proyecto: Sesiones en Duluoz. Poesía, que consiste en un breve encuentro casual, íntimo, con un autor específico en la casa de Libros Duluoz. Estos encuentros serán grabados de manera informal para ayudar a difundir el trabajo de diversos poetas.




Nuestra primera invitada será la escritora Angélica Murillo, de quien compartimos aquí en el laberinto de Asterión una muestra de su poesía.


Suiki-Tenno y Lu Yu frente al Templo Budista de Nara a la hora del té

Japón, 606 d.C.

Dispongo del abrazo para recibirte.
Preparemos
Lu Yu
el agua blanda
para el dragón negro
Y el té rojo.
Lejos, el viento esparce por la tierra
lo grande y lo pequeño
la forma y el agua.
El agua que ofrece de su aliento:
La flauta de bambú.
La tinta de Gautama.
Nuestra pequeña tetera
color de arcilla.
El tiempo es propicio
y su vientre
¾ partes del otoño.
Bebamos
Lu Yu
el dragón negro
y el té rojo.
El silencio es eterno.
Y el instante habla
por nosotros.



Delfos, 28 de mayo de 585 a.C.

A Josu Landa

Sofía mía, las aves en celo y en el jardín: Bilitis
ha besado e labio donde se posan los versos de Safo.
Amiga mía, del aire que deshace, del agua siempre,
no es preciso hallar camino para huir del tiempo:
Mira en torno la mecánica –celeste–, el laurel retoña
de nuevo y en la arena, los atletas pitios disputan su corona.
Pero de todos los enigmas, que el Oráculo de Apolo le confió
a esta esclava de Dionisio, ninguno, volverá a los muros de Delfos.
He visto sucumbir imperios que no creían en la muerte,
he visto a los amantes del espejo y el doble anillo exigir su sangre.
Tales no predice, no dice que la Diosa volverá y el agua
tomará su antigua forma para librarnos de este sueño.
Dulce es la espera cuando el destino ha empeñado su palabra.
Dejemos que en la arena, Pitonisa, sigan su juego los atletas.  


De Variaciones entorno a la trayectoria de una hormiga, pp. 15 y 17



Emilia I

A Emily Dickinson

1

No le canto al hombre –palabra soez y malsonante–
Sino a la plaga terrestre, a la fiera
Compuesta de langosta y unicornio.

2

Amo a los que dejaron de ser
Para ser cactus, engendro
gusano reptante   
o desperdicio.

3

Y a vos, Emilia, caníbal de mi pecho:
Aquellas impúdicas palabras no eran para ti.




Emilia II

1

Odio a las ciudades
como otros odian a la hierba, esa niña 
salvaje
o al piojo que escupe su condición humana
o al que defeca en abril 
cuando el capullo
se abre.

2

Soy un grillo, un pájaro, una sombra.
Pero ¿en qué raíz o tubérculo, en qué fruto?

3

A mí de repente me da pena 
morirme.
Dejar 
a la hiedra
así no más.

4

Cúlpame si quieres
nací en los suburbios de la historia
al margen de Lorca 
y de Whitman
al Oeste.

5

Aún te espera
tu viejo trineo sobre el polvo.

6

Nos iremos muy lejos
si alguien
llama a la puerta.

“II. Con vientre de medusa y tigre bleik”,
en Sobre el amor filial –y otras desviaciones–, pp. 20-27



Angélica Murillo (San José, 1976). Escritora y comunicadora social con énfasis en periodismo por la Universidad de Costa Rica (UCR). En dicha universidad dirigió el Taller Literario Elipsis (2006-2007) y fue cofundadora del grupo Poiesis* (2002). Mención de honor en el III Concurso Internacional La Revelación y premio al mejor videopoema en el VIII Concurso Internacional de Poesía Breve La Vanguardia (ambos en España, 2009). Ha publicado los poemarios Variaciones en torno a la trayectoria de una hormiga (San José: Ediciones Perro Azul, 2010) y Sobre el amor filial –y otras desviaciones– (Heredia: Ediciones Espiral, 2011).

* Grupo diferente del que posteriormente fundó Ronald Bonilla, el cual se encuentra activo.


Comentarios

Joan ha dicho que…
Gracias de nuevo Gustavo por ese gesto de generosidad y talento de tu parte y de parte de los que están en este proyecto que decís. Personalmente me alegra muchísimo que empiecen con mi querida Angélica.
Valiosa mujer y poesía. Joan.
Gustavo Solórzano-Alfaro ha dicho que…
Muchas gracias, por tus palabras, Joan.

Saludos y gracias por pasar

Entradas populares de este blog

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses, en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas.

Cómo publicar un libro de poesía(1)
Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor.
Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe poesía. O que seás un …

Dos poemas de Rafael Rubio

El arte de la elegía    
Todo consiste en llegar al justo término y después, dar a luz la voz: dejar que se complete la muerte. Nadie va
a lamentar una metáfora imprecisa ni un epíteto infeliz, cuando la muerte está viva en el poema.                                     Todo estriba en simular que nos duele la muerte. Sólo eso: hacer creer que nos aterra
morir o ver la muerte. Imprescindible elegir una víctima que haga las veces de un destinatario: el padre
o el abuelo o el que fuere, con tal que su muerte haya sido lo bastante ejemplarizadora como para
justificar una ira sin nombre. Impostarás la voz hasta que se confunda con el ciego bramido de una bestia. Así
infundirás piedad en tu lector. Recomendable el terceto pareado si se quiere seguir la tradición del abandono, leerás
la elegía de Hernández a Ramón Sijé o la que en don Francisco de Quevedo, maestro en el arte de la infamia versificada
inmortalizara a fulano de tal.                                              Debe ser virtuoso el uso del encabalg…

Queen: "Bohemian Rhapsody"

Dos años y medio. 200 entradas. Para celebrar: “Rapsodia bohemia”, de Queen.

Tres notas introductorias

1. En una ocasión, Roger Waters afirmó que probablemente los dos únicos escritores y compositores que estaban por encima suyo eran John Lennon y Freddy Mercury. Uno más, uno menos, concuerdo de alguna forma con él. Esto se hace evidente si además me atrevo a señalar que las mejores canciones de la historia de la música popular anglosajona sean, en este orden, “A Day in the Life”, “Bohemian Rhapsody”, “Shine on You Crazy Diamond” y “Stairway to Heaven” (la lista sigue, claro).

2. "Rapsodia bohemia" es definitivamente un tema excelente y una grabación pionera, innovadora. No solo lleva a nuevos territorios la estructura múltiple en la canción popular, sino que grabar tal visión (especialmente las voces) requería llevar al extremo las posibilidades que un estudio de mediados de los años setenta ofrecía.

3.    Queen ha sido catalogado usualmente como parte del movimiento glam-…