Ir al contenido principal

Dos poemas de Ana Istarú



Domicilio


¿en dónde está mi madre? ¿en un terrón infecto? ¿en un
plato de viento que se pudre? ¿en el hollín crujiente?
¿en un cajón de hierro? ¿en una carabela carcomida? ¿un
animal que ruge en medio de una bala? ¿un fuego de
espinazos? ¿una bestia menuda que se asfixia? ¿debajo
de la tierra está golpeando por salir como un niño del
vientre de su madre? ¿me está mirando? ¿de allí? ¿de
ese ciervo quebrado al borde del camino? ¿y ese trozo
de grito que no atina a abrirse paso por el cuello? ¿es un
rastro de musgo que los rayos liquidan? ¿un recuento
de calcio? ¿un pájaro de escombro?


yo soy mi madre
y mi cuerpo es ahora
su elemento


P. 149*




Mujer del organillo


esa mujer que gime
y afila mi faringe
sostiene con su muerte
las cuatro puertas de mi cuerpo
vive muerta en una tumba una feroz
caja de organillo enmohecida
la música que sale
es del grosor de un clavo


esa mujer debe de ser a estas alturas
tan sólo un vaso de tierra en mi garganta


esa mujer jugó a los dados con su vida
apostó como un tahúr
para parirme sin preguntar
voy a morir
se jugó entera
como suelen hacerlo las gitanas
y era una dama
y ahora es tan sólo mi dama muerta


esa mujer
que mirando de manera minuciosa
estampó su pupila detrás de mi pupila
como un gato que se ahoga
o una moneda
que me hiende el glóbulo ocular


esa mujer
conserva pegada al corazón
esa boca de final que yo le puse
o pegada tal vez avariciosa a la escotilla
antes de ser hundida en su ataúd
en su caja de organillo macilento
la música que sale
hace vibrar la polvareda


mujer del organillo
muerta que cantas


yo soy la organillera


Pp. 150-151


* Textos tomados de Ana Istarú, Poesía escogida (2.ª ed.), San José: ECR, 158 pp.


Ana Istarú (Costa Rica, 1960). Poeta, actriz, dramaturga y columnista de opinión. Ha recibido diversos premios nacionales e internacionales como poeta, actriz y dramaturga. Su libro más conocido, La estación de fiebre ha sido también editado por Visor y en edición bilingüe (español-francés) en París. Sus obras de teatro han sido estrenadas en más de 16 países Co-guionista de largometraje Caribe (premiado en los festivales de Trieste y Huelva) y protagonista de la serie televisiva Eso que llaman hogar. Algunas de sus poemarios son La estación de fiebre (1983), La muerte y otros efímeros agravios (1988) y Verbo madre (1995). Entre sus obras de teatro tenemos Madre nuestra que estás en la tierra (1988), Baby Boom en el Paraíso (1996) y Hombres en escabeche (2000); así como la compilación 101 artículos.


Otros poetas

Comentarios

Alexánder Obando ha dicho que…
Se nota que el estilo de Ana ha madurado. "La muerte y otros efímeros agravios" fue una decepción para mí después de "La estación de fiebre", pero ahora se muestra más audaz.

No sé si estoy completamente complacido con la musicalidad y el ritmo, pero ambos poemas, pese a eso, me gustan.
Alexánder Obando ha dicho que…
Por cierto, me ha gustado mucho la imagenería.
Gustavo Solórzano-Alfaro ha dicho que…
Álex: estos dos poemas pertenecen a "Verbo madre" (1995), el último poemario que ha publicado. A mí me parece de lo mejor de su trabajo. Curiosamente, me gusta el ritmo y la musicalidad que tiene su poesía.

Saludos y gracias por pasar

Entradas populares de este blog

Paisaje de la multitud que vomita

¿Algún conocido? Poeta en Nueva York , escrito entre 1929 y 1930, durante la estancia de Lorca en la ciudad que da título al poemario, y publicado por primera vez en 1940, es uno de esos libros imprescindibles. Cuando lo descubrí, junto con algunos amigos, fue como si hubiese descubierto el santo grial de la poesía. El libro fue leído, releído, imitado burdamente, vuelto a leer, estudiado y analizado. Ha pasado mucho tiempo desde esos regodeos adolescentes, pero sigue siendo para mí una obra fundamental, reveladora, única; de una fuerza avasalladora, de una creatividad desatada. Más allá del surrealismo, más allá del estilo lorquiano, representa para mí mucho de lo que considero es, o debe ser, la poesía. Cada vez que iniciaba un curso con estudiantes de secundaria, les leía “Paisaje de la multitud que vomita”. ¿Qué mejor forma de decirles: “Señores y señoras, la poesía no es lo que ustedes imaginaban”? El solo título, y la mujer gorda en la primera imagen, bastaban para que abri

The Beatles IV: "A Day in the Life"

Contrario a la introducción del programa Los cuatro grandes ,  de Súper Radio, en los 102. 3, del FM estéreo, hace cuarenta años terminó la historia . Así es, y el próximo sábado 10 de abril se conmemoran los cuarenta años de la disolución de The Beatles, el mejor grupo musical anglosajón del siglo XX . Por eso, hoy queremos continuar nuestro recorrido por su catálogo , y nada más y nada menos que con la que muchos consideran su mejor canción: “A Day in the Life”. Un tema genial, único, clásico desde todo punto de vista (lírico, musical, técnico, de producción, etc.), una verdadera obra maestra de la música popular contemporánea, que rompió esquemas y terminó de poner a todo mundo en guardia, porque ¿qué más se podía hacer después de esto? El cierre perfecto para el álbum más importante de la era del rock : el Sargento Pimienta . Ficha técnica Título: “A Day in the Life” (canción) Duración: 5´ 08 s (indefinidamente) Fechas de grabación: 19 y 22 de enero, y 3 y 10 de febrer

Dos poemas de Rafael Rubio

El arte de la elegía     Todo consiste en llegar al justo término y después, dar a luz la voz: dejar que se complete la muerte. Nadie va a lamentar una metáfora imprecisa ni un epíteto infeliz, cuando la muerte está viva en el poema.                                     Todo estriba en simular que nos duele la muerte. Sólo eso: hacer creer que nos aterra morir o ver la muerte. Imprescindible elegir una víctima que haga las veces de un destinatario: el padre o el abuelo o el que fuere, con tal que su muerte haya sido lo bastante ejemplarizadora como para justificar una ira sin nombre. Impostarás la voz hasta que se confunda con el ciego bramido de una bestia. Así infundirás piedad en tu lector. Recomendable el terceto pareado si se quiere seguir la tradición del abandono, leerás la elegía de Hernández a Ramón Sijé o la que en don Francisco de Quevedo, maestro en el arte de la infamia versificada inmortalizara a fulano de tal.                                              Debe ser