Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

El lago de los Oscar: el cisne, el rey… y la red

No sé si conforme pasa el tiempo voy perdiendo mi capacidad de “asombro”. Siempre me propuse que sin importar mi edad, trataría de mantenerme “al día”. Sin embargo, pasan esos días y esto se me hace cada vez más difícil. Y con el mundo del cine es igual. Veo ahora menos películas que antes. Claro, lo mismo se podría decir de tantas otras cosas. Y cada vez me entusiasmo menos. Por esta razón, me siento extraño cuando parece haber unanimidad respecto de un filme y cuando lo veo no logro detectar su grandiosidad. En este orden vi The Social Network, The Black Swan y The King´s Speech, las tres aplaudidas por la crítica y a la espera de la noche del domingo 27. (Paréntesis: a estas alturas, hablar mal o bien de los Oscar me parece de una ingenuidad tremenda, así que evitaré meterme en ese asunto. Allá cada quien con sus manías y Hollywood en las de todos). The Social Network

David Fincher empezó su carrera haciendo videos. Luego fue contratado para dirigir la tercera parte de Alien. Pero no…

Todavía no está oscuro...

La otra noche vi la entrega de los premios Grammy porque supe que Bob Dylan haría una presentación. Junto a un par de grupos que tocaron previamente (y que evidencian su huella ), Bob interpretó “Maggie´s Farm”.

Mientras tanto, yo me preguntaba cuántas personas reconocieron de cuál canción se trataba. Al verlo ahí, pensaba que ese no era su lugar, que nada hacía a la par de Justin Bieber, Usher o Lady Gaga; pensaba que seguramente al público le pareció intrascendente su aparición. Y bueno, quizá sí lo fue. Nada especial, sin fuegos artificiales…

Pero Bob Dylan es un monstruo. Su música pertenece a otro universo, un universo paralelo donde cada noche cambia la melodía y la letra. Hacia 1997 regresaba para ofrecernos hasta hoy cinco álbumes de estudio, tres de ellos soberbios, donde su voz se escucha apacible, hasta delicada. El primero de ellos, Time Out of Mind, contenía “Not Dark Yet”, una especie de testamento en tono crepuscular...
Todavía no está oscuro
Surgen las sombras y he est…

In memóriam VII: Fiodor Dostoyevski

Fiodor Dostoyevski (1821-1881)
Los "in memóriam" de esta casa suelen hacerse a destiempo, solo que en este caso el asunto puede ser más que comprensible, puesto que Dostoyevski murió el 28 de enero de 1881, según el calendario juliano (que las inglesias ortodoxas mantenían), utilizado en Rusia hasta 1918. Es el calendario gregoriano el que ubica su muerte hace 130 años, el 9 de febrero de 1881. En todo caso, no importa. Es sencillamente el mejor narrador que ha existido. (Claro, por alguna razón (que en el fondo sabemos), los rusos, y algunos otros imprudentes, prefieren a Tolstoi).
Dostoyevski también destaca por sus cuentos, sus ensayos y sus diarios, entre los que tenemos Diario de un escritor, recientemente publicado de forma íntegra. Sus novelas, que podrían ubicarse en tres etapas, representan el punto más alto de la literatura rusa y occidental en general. De la primera época podemos mencionar El doble o Noches blancas; de la segunda Humillados y ofendidos, Memorias de…

Paisajes con ave (y cuervo)

Estoy consciente de haber usurpado otros espacios anteriormente, pero no esta vez. Pueden estar tranquilos los fotógrafos verdaderos, los artistas de la imagen. Solamente he querido compartir unas imágenes (y una reflexión final) que he conservado de un reciente viaje; y como los blogs aguantan todo, pues bueno, aquí están. Las disculpas del caso por mi Panasonic Cybershot para Leandro Fanzone, Jorge Albán, Esteban Chinchilla, Avilio Moreno, Guillermo Barquero, Gerson Vargas et ál...
Piazza San Pietro, Roma, Itala, 14 de enero de 2011 

Colosseum, Roma, Italia, 16 de enero de 2011

Piazza San Marco, Venecia, Italia, 21 de enero de 2011
"El cuervo de Poe": jardines de Schonbrunn, Viena, Austria, 27 de enero de 2011
Me decía mi amigo Herbert que cuando llegó a Viena entendió a qué se refería Poe con su poema "The Raven". También, agrego yo, uno podría entender la película The Birds. Herbert odia los cuervos. Realmente son gordos y sus graznidos son horribles. Ahora, nunca h…