Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

Umberto Eco y yo: arqueología de una lectura (personal)

Desde Italia, un poema de Eugenio Montale… para empezar el 2011

El clima cambia. No hay duda. Antes, diciembre y enero eran ventosos y soleados (aquí en el trópico). Ahora también, pero puede llover en cualquier momento. Nuestro verano será invierno y viceversa. En ese juego, entre la lluvia y el sol, me dejo tentar por un poema de Eugenio Montale (Italia, 1896-1981), para recibir el 2011, porque sí...
Los limones


Escuchame, los poetas reconocidos
caminan exclusivamente entre plantas
con nombres poco usuales: boj, ligustre y acanto.
Pero yo amo los caminos que me llevan a verdes
acequias donde los niños
pescan de charcos medio secos
unas cuantas anguilas famélicas:
parajes que cruzan los cerros,
bajan entre los copetes de las cañas
y se detienen en los huertos, entre los limoneros.

Mucho mejor si el alboroto de las aves
se desvanece, tragado por el azul:
podemos oír un poco más el susurro
de ramas amigas en el aire casi inmóvil,
y las sensaciones de este aroma
que no puede desprenderse de la tierra
y que hace llover una inquieta dulzura en el corazón.
Aquí, milagro…