Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

Descanso, trabajo, estudio y The Beatles

Debido a que otros proyectos reclaman su atención, Asterión ha decidido tomarse unas vacaciones. Por tal motivo, y hasta nuevo aviso, no estará actualizando regularmente este sitio. Sin embargo, tanto este loft como la casa, quedan abiertas para todos sus invitados. Siéntanse cómodos de pasar, leer y conversar. Solamente se les pide dejar todo en orden al salir. Asimismo, pueden seguir colocando sus comentarios con toda confianza, pues serán recibidos con agrado y respondidos oportunamente.

Y para este período de vacaciones, los dejamos ocn la versión a colores de la primera transmisión mundial vía satélite. "All You Need is Love". Cuatrocientos millones de personas sintonizaron el programa Our World, que presentaba los mayores atractivos de sus respectivos países. Inglaterra presentó a The Beatles.

Poesía de Costa Rica y del mundo

Imagen: Crístofer Arias, El Rey del Insomnio (2008), óleo sobre lienzo, 45 x 35 cm.

El propósito original de este laberinto era servir de espacio para la poesía. Por ello, sobre  la marcha he ido elaborando esta muestra de todos los poetas que han pasado por aquí, signo de la pluralidad y apertura hacia las voces y los estilos más diversos, no solo de Costa Rica, sino de otros lugares. En cuanto a los poetas del mundo, una buena parte aparece en mis propias traducciones. El orden es cronológico. La muestra es aleatoria, se ha ido conformando a lo largo de 10 años y seguirá creciendo. (Nota: algunos comentarios hacen referencia al contenido original de esta entrada, in illo tempore.)
Poetas costarricenses
Lisímaco Chavarría Roberto Brenes Mesén Isaac Felipe Azofeifa
Virginia Grütter Laureano Albán
Carlos de la Ossa
Osvaldo Sauma
Mía Gallegos Alexánder Obando Klaus Steinmetz
Ana Istarú Alí Víquez
Eugenio Redondo Mauricio Molina Luis Chaves María Montero Mauricio Vargas Ortega Esteban Ureña Máinor González…

Un prólogo de Michel Foucault

Se podría escribir una historia de los prólogos. Esta, como todo acto enunciativo, sería un camino lleno de entradas y salidas. La principal característica, quizá, sería el énfasis que muchos de los prólogos ponen en la necesidad de prescindir de ellos. En este sentido, Michel Foucault no es la excepción.

En la primera edición de Historia de la locura, redacta un prólogo que se refiere al texto en cuestión. Dicho prólogo desaparece (aparentemente por razones editoriales) de las sucesivas ediciones, y es sustituido por un prólogo que más se acerca a la literatura que a la teoría cultural o a la filosofía.

He aquí el prólogo de marras.

Prólogo

Para este libro ya viejo debería yo escribir un nuevo prólogo. Mas confieso que la idea me desagrada, pues, por más que yo hiciera, no dejaría de querer justificarlo por lo que era y de reinscribirlo, hasta donde pudiera, en lo que acontece hoy. Posible o no, hábil o no, eso no sería honrado. Sobre todo, no sería conforme a como, en relación a un libr…

Un poema de Klaus Steinmetz

II
Fue en junio.
Llovía.
No debía llover pero llovía
y en el zoológico
las fieras se agazapaban,
lo sé.
En la médula espinal de los promiscuos
un virus convocaba una nueva cruzada,
lo sé.
En algún lugar
alguien hacía lo impredecible.
Yo en el auto me sentía protegido:
mi pequeño mazda era el único punto estático
en el universo
que a partir de allí
se expandía en todas direcciones.
Al costado de un pequeño parque
unas cuadras al norte del Paseo Colón
decidí concluir la ficción del movimiento.
Debía hacerlo.
Hay una imperceptible rajadura en el huevo
que anuncia que los engranajes
deberán girar en sentido contrario
de ahora en adelante.
Para ser en verdad lluvia,
la gota tiene que saltar al vacío.



Ahora-aquí
en medio de este silencio antropófago
recuerdo aquel momento.
No evoco causa alguna:
no la había,
no la hay nunca...
Que el efecto sea al fin
liberado de su causa.
Aunque a la causa haya que renombrarla,
buscarle un empleo alternativo.
Manejaba hacia Plaza Mayor
simplemente,
en b…

Dos poemas de Juan Carlos Olivas

Elegía hipócrita para Arthur Rimbaud
Quizás ya no importe
que seas una herida más ante mi puerta.
Todas las cosas te han vencido inútilmente
y sin embargo aún,
cuando miro tus pasos disecados,
sé que hay muchas formas
de mentirnos.

Cada poema es un gesto de duda,
y tú conociste el hastío de los hombres,
nos traicionaste hermosamente,
dejándonos en las manos
este fuego sin fe,
esta impaciencia de ganarle una faena
cada día a la muerte,
este cigarrillo imposible que fumamos
arrojando la ceniza entre la pólvora.

Por eso no me importa
que ahora seas tan precoz como el olvido,
que hayas mordido muchas veces
las manos que te dieron de comer,
o me hayas dado la vida,
hermano, padre o inconcluso enemigo.

Hoy el herido eres tú,
y caes a la vera de un umbral
que ya nunca abriré.



El olvido
A terrible beauty is born

W. B. Yeats

Bien sabes que la sombra no alcanza,
olvidarás mi nombre
y la miseria caerá de sus colinas,
y sólo escucharás
a ese niño que desciende
a los ríos impuros
que soñamos de jóve…

Woodstock: el mito a cuarenta años

Woodstock Music & Art Fair
presents
An Aquarian Exposition(1)
I came upon a child of God,
he was walking along the road,
and I asked him, where are you going?,
and this he told me:

I´m going on down to Yasgur´s farm,
I´m going to join in a rock n roll band,
I´m going to camp out on the land,
I´m going to try an get my soul free.

We are stardust,
we are golden,
and we´ve got to get ourselves
back to the garden.

Joni Mitchell

Lo indiscutible es el fracaso
de una sencilla utopía
que intentó reclamar el paraíso.

Uwe Schmitt (2)

Cuando tenía quince años, en 1990, empecé a escuchar música de forma consistente y consciente. Esto, junto con otras circunstancias, sirvió para generar en mí un espíritu pretendidamente rebelde. Así, toda la magia de la era hippie, las revueltas estudiantiles de los años sesenta, la psicodelia y el color fueron parte de mi formación.
Por esa época, aparte de leer los clásicos, aún me dejaba seducir por libros que hoy probablemente aborrecería. Uno de ellos fue Sen…

Crónica de una noche gatuna

Ayer se llevó a cabo una presentación más del Costa Rican Poetry Tour 2009 "El Gato Fosforescente". Lastimosamente, el Gato no pudo asistir, debido a un fuerte resfriado que lo aqueja. Por esto, algunos malpensados creyeron que el Gato podía ser Óscar Arias; sin embargo, esto fue descartado, debido a que este último nunca ha demostrado mayor creatividad, excepto para "dictar" en este país.


Al ser las ocho de la noche, dio inicio el recital. En esta ocasión, nos acompañó el músico Mauricio Coto, a quien agradecemos su colaboración en este proyecto.

En tres rondas, cada poeta leyó seis poemas. Todo transcurrió agradablemente, y el público prestó atención, excepto dos señoritas, que por más chanzas que les tiré en medio de "Fijeza de los trenes", no se callaron, hasta que alguien de la audiencia decidió acercárseles y pedirles que se callaran. Ellas, diligentemente, abandonaron el lugar. Y bueno, suele suceder.

Gracias a los amigos y amigas que se hicieron pres…

El camino de la abadía

Como decía la voz del locutor en el programa Los Cuatro Grandes, de Súper Radio, en los 102. 3 de su FM estéreo: "Hace cuarenta años inició la historia, y hoy, viven entre nostoros."

El 8 de agosto de 1969, The Beatles se encontraba grabando temas para su próximo disco, el que finalmente se iba a llamar Abbey Road, su último trabajo (aunque salió antes que Let it Be). El disco es genial, pero el ambiente era tenso, y los cuatro estaban realmente hastiados de todo el trajín. Así, después de barajar una serie de ideas, como viajar hasta los Himalayas o al Everest (este último título tentativo del álbum) para tomar la foto de portada, alguien dijo: "Y por qué no salimos simplemente a la calle y nos tomamos la puta foto". Todos coincidieron, y así nació una de las tres portadas más importantes de la historia de la música popular (las otras son la del Sgt. Pepper y la del Álbum Blanco).

La calle queda al frente de los estudios Abbey Road (cerca de la abadía de Westminster…

El Gato Fosforescente visita Rayuela

Luego de su accidentada gira por Puriscal, continúa el Costa Rican Poetry Tour 2009 "El Gato Fosforescente". Los escritores Gustavo Solórzano Alfaro, el Gato Fosforescente y Juan Carlos Olivas harán una lectura de poesía en el bar Rayuela, para presentar sus libros La condena, El crepúsculo epiléptico y La sed que nos llama, respectivamente.
Acitivadad: recital poético Lugar: Bar Rayuela (Cuesta de Moras, frente a la Plaza de la Democracia)* Día: martes 11 de agosto de 2009 Hora: 7: 30 p.m. Entrada gratuita
Quedan cordialmente invitados.
* El Gato cuida carros, baila reggaeton ypide shots de tequila gratis.

Haikus

Fotografía: Aire, Laura López Medrano. Tomada de aquí.
Hace un tiempo, jugué con tankas y haikus. De estos últimos, surgió un conjunto de veintisiete, que se tituló, precisamente, "Veintisiete haikus (para las aves)". Comparto algunos con ustedes.
De "Veintisiete haikus (para las aves)"
El ciruelo florece,
el ruiseñor canta;
pero yo estoy solo.

Kobayashi Issa
1
Cuando descansan, las aves son espejos del infinito.
4
Si el viento calla, las montañas entonan nuevas canciones.
5
Te vi desnuda. Tu mano reposada… y tu cintura...
6
Caen las hojas, el tiempo detenido: serenidad.
9
Hoy lo presiento, mañanas de verano y una paloma.
10
La rama añeja se desprende en el aire: tu risa canta.
12
Hoy estoy solo. Lejos del aire frío brilla tu risa.
15
Las estaciones: pequeñas dagas rojas inalcanzables.
16
Si el cielo calla robaré tus silencios para alcanzarte.
17
La suave lluvia amaina los segundos: todo está en calma.
19
Un pajarillo canta lejos del nido: hoy es invierno.
20
Las verdes ramas habitan el crepúsculo y nada importa.
26
E…

After The Waste Land

Hacia 1997 nació este poema, como un divertimento, a partir de la sensación posterior a la lectura de La tierra baldía. Por ello, T. S. Eliot puede reprocharme lo que guste. Todo le debo y nada le he aportado. En su momento creo haberlo mostrado a un amigo cercano, quien condescendientemente dijo entender "mi extravagancia". El poema quedó guardado mucho tiempo, y quedará guardado igual. Solamente lo traigo a colación después de que hace unas semanas lo mostré a dos personas más, a quienes les resultó, digámoslo sutilmente, "llamativo".

Respecto de la dedicatoria, debo decir que en un principio incluía, por razones evidentes, a Joyce, a Sade y a Nietzsche.

La sombra entresacada
A Eliot


Nur Buntes reden,
Aus Narrenlarven bunt heraus redend,
Herumsteigend auf lünerischen Wortbrücken,
Auf Lügen –Regenbogen
Zwischen falschen Himmeln
Herumschwifwnd, herumschleichen–…

Friederich Nietzsche
“Nur Narr! Nur Dicther!”


In this wasteland there´s no time, just a rhyme for the ancient…