Ir al contenido principal

Un poema de Germán Hernández

Los muertos de Posoltega

John Glenn fue el primer norteamericano en órbita. Eso ocurrió en 1962, pero ya antes había navegado el cielo como piloto durante la guerra de Corea, en 1954. Cuando John Glenn viajó por segunda vez al espacio, en 1998, fue el hombre más viejo en viajar jamás fuera de la tierra: tenía 77 años y absoluta conciencia de su misión, y es muy posible que haya visto el huracán Mitch sobre las costas de América Central, semejante a un pequeño remolino de crema en una taza de café.

Desde el cielo, las cosas se ven celestiales.

Pero abajo, en ese momento se derrumbaba el volcán Casita y sepultaba a toda la comunidad de Posoltega.

John Glenn fue el primer anciano en ir al espacio. Entre otras razones, los patrocinadores del tour justificaban la inversión: es fundamental saber qué le pasa a un viejito cuando está en órbita.

Mientras que abajo, los periodistas no fotografiaban el cielo, fotografiaban los cadáveres boca arriba de Posoltega que no podían ver al viejito cosmonauta ni las estrellas.

Quizá algún día la misión de John Glenn contribuya a erradicar el dolor de espalda en el mundo... y todo se lo deberemos al gran piloto que dejaba caer bombas sobre las aldeas de Corea allá en la guerra de 1954.

Desde el cielo, todas las cosas se ven celestiales.

Y mientras las fotos de los muertos de Posoltega viajan vía satélite por todo el universo, y mientras los patrocinadores del tour justifican su inversión, la humanidad avanza, sin lugar a dudas, sin los muertos de Posoltega.

Germán Hernández (San José, 1974). Tico-nica. Escritor, economista y teólogo. Mantiene su obra inédita. Publica el blog El Signo Roto.

Comentarios

Alexánder Obando ha dicho que…
Bello y mordaz. Me recuerda el poema de Leonel Rugama sobre la misión Apolo. Pero este texto de Guega es mucho más lírico a pesar de que también es igual de crudo.

Felicitaciones.
Anónimo ha dicho que…
Álex: es un buen texto, definitivamente, con un buen manejo de la ironía, contextualizado, y como decís, con momentos de bello lirismo.

Como es usual, no le pedí permiso al autor para ponerlo (y hasta ahora no tengo quejas), y esta versión tiene algunas variantes, como que lo puse todo en prosa, por ejemplo, donde Guega lo tiene en una mezcla de prosa y verso.

Un abrazo y gracias por pasar.
Gustavo Adolfo Chaves ha dicho que…
Ma encanta la historia doble, el eco de los episodios, la distancia del hablante que vuelve más convincente sus palabras sin caer en jeremiadas. Muy bueno.
Anónimo ha dicho que…
G.A.: como le decía a Alexánder: ironía y lirismo, todo muy bien conjugado, esa historia doble que mencionás.

Saludos y gracias por pasar.
Germán Hernández ha dicho que…
Me muero de la vergüenza!!!!
Anónimo ha dicho que…
Germán: mejor morir escribiendo.

Saludos.

Entradas populares de este blog

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses , en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas. Cómo publicar un libro de poesía (1) Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor. Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe

Un poema de Louise Glück

Un mito sobre la devoción Cuando Hades se enamoró de esta muchacha, le construyó un duplicado de la tierra. Todo igual, hasta un prado, pero con una cama. Todo igual, incluso el sol, porque sería difícil para una joven ir de la luz a la completa oscuridad. Paso a paso, pensó, le ofrecería la noche, primero como sombras de hojas agitadas. Luego la luna, las estrellas. Después ninguna. Que Perséfone se acostumbre poco a poco. Al final, pensó, se sentirá a gusto. Una réplica de la tierra, excepto que en esta había amor. ¿No todos quieren amor? Esperó muchos años, construyendo un mundo, observando a Perséfone en el prado. Perséfone, la que olfatea y prueba, si tenés un apetito, pensó, los tenés todos. ¿No quiere todo mundo sentir en la noche el cuerpo amado —estrella polar, brújula—, escuchar el suave aliento que dice “estoy vivo”, que también significa que estás vivo, porque me oís y estás aquí conmigo. Y cuando uno se

The Beatles IV: "A Day in the Life"

Contrario a la introducción del programa Los cuatro grandes ,  de Súper Radio, en los 102. 3, del FM estéreo, hace cuarenta años terminó la historia . Así es, y el próximo sábado 10 de abril se conmemoran los cuarenta años de la disolución de The Beatles, el mejor grupo musical anglosajón del siglo XX . Por eso, hoy queremos continuar nuestro recorrido por su catálogo , y nada más y nada menos que con la que muchos consideran su mejor canción: “A Day in the Life”. Un tema genial, único, clásico desde todo punto de vista (lírico, musical, técnico, de producción, etc.), una verdadera obra maestra de la música popular contemporánea, que rompió esquemas y terminó de poner a todo mundo en guardia, porque ¿qué más se podía hacer después de esto? El cierre perfecto para el álbum más importante de la era del rock : el Sargento Pimienta . Ficha técnica Título: “A Day in the Life” (canción) Duración: 5´ 08 s (indefinidamente) Fechas de grabación: 19 y 22 de enero, y 3 y 10 de febrer