Ir al contenido principal

Arte (poéticas)

Arte (poética I)


El metal se ha fundido.

La fragua está lista.

La espada rota pende

y el tiempo es un espejo que no brilla,

una imagen o un delirio.


Arte (poética II)


¿Qué debe ser un poema?

La pregunta es necia y aún así se mantiene.

No existe el menor consenso sobre estas cuestiones.

A lo mejor hemos pasado demasiado tiempo

sumidos en los regodeos de nuestros tiranos yo internos.


A lo mejor, sin quererlo o con toda la pasión,

nos detuvimos a cantar sobre labios ajenos,

y olvidamos en el camino la piedra,

los aviones y la tarde.


Un poema no debe decir nada insignificante,

y sin embargo, muchas veces no es capaz

de distinguir lo importante de lo superfluo.

Sabe de ritos, de musas y de esperas,

pero también debe saber de cuentas, recibos

y filas en los bancos.


Antaño los poetas cantaban a la rosa,

hoy la rosa está marchita en la autopista.

Hoy el periódico anuncia una baja en los combustibles

y nos damos de golpes contra una rima asonante

o una métrica imperfecta,

contrariados por el efecto negativo de la vida en las palabras.


Un poeta, lastimosamente,

es un sercillo de aladas crines,

un oficinista perdido en las montañas,

un labriego de shopping por el pueblo.

Criatura ambigua, ambiediestra,

falaz y cansina,

obstinada, feliz o indispuesta.


Entonces ¿qué podemos esperar de un poeta?

¿Qué podemos pedirle a los poemas?

Nada, excepto cantar la muerte

como si fuese un anuncio en las noticias vespertinas.

Comentarios

Alexánder Obando ha dicho que…
Me ha gustado mucho la Poética II y creo que queda además bien ilustrada con tres poemas que acabo de subir a mi blog. No son míos, claro está, son de un señor más vijeo y más simpático.

Enhorabuena, Asterión.
Anónimo ha dicho que…
Muchas gracias por tu apreciación, Álex, de verdad. Y sí, me hizo gracia la posible relación entre esta "poética" y los textos de Neruda.

Saludos y gracias por la visita.
Gustavo Adolfo Chaves ha dicho que…
Vaya cambio de la primera poética a la segunda. Me gusta el contraste que forman: de la contemplación del misterio a la reflexión sobre eventos cotidianos. La estrofa que une estos dos impulsos, a mi gusto, es:

"A lo mejor, sin quererlo o con toda la pasión,
nos detuvimos a cantar sobre labios ajenos,
y olvidamos en el camino la piedra,
los aviones y la tarde."

Esta es una historia que muchos hemos repetido, y que algunos han recorrido a la inversa.

Mucho del segundo poema suenan a prosa versada, que no es lo mismo que prosa poética. Siento que estos dos poemas anuncian una tensión renovadora en tu trabajo. Enhorabuena.
Ophir Alviárez ha dicho que…
Estoy medio enfrascada con el tiempo, así que hoy me dejo seducir por los versos iniciales y ese espejo roto que no brilla...

Tengo esa caricatura colgada en una pared de mi estudio. Desde que la vi me fascinó y ahí está por aquello de verla y verla y volverla a ver.

Gracias!

OA
Anónimo ha dicho que…
Tavo A: la poética I es de hace unos dos años, la poética II es "after Zagajewski". En eso llevás toda la razón, fue un intento por poner en verso sus reflexiones (y las mías).

Ophir: comparto con vos (y probablemente con todos los poetas) ese "enfrascamiento" con el asunto temporal.

La caricatura me parece genial.

Saludos a ambos y gracias por pasar.
Leandro ha dicho que…
En la segunda está muy bien la trama que urde la poesía de tradición con el mundo "real". Uno siempre comete el error de pensar que en la poesía eso último no entra, que es un recinto sagrado donde la especulación financiera, los autos último modelo, internet y los celulares son heréticamente ajenos. Olvidamos que toda poesía que consideramos clásica ha hablado de su hoy en aquel ayer.
Anónimo ha dicho que…
Leandro: los textos son parte de una serie de reflexiones que he venido haciendo sobre el oficio.

Muy buena tu definición de lo cláscio.

Saludos y gracias por visitar.

Entradas populares de este blog

Un poema de Louise Glück

Un mito sobre la devoción Cuando Hades se enamoró de esta muchacha, le construyó un duplicado de la tierra. Todo igual, hasta un prado, pero con una cama. Todo igual, incluso el sol, porque sería difícil para una joven ir de la luz a la completa oscuridad. Paso a paso, pensó, le ofrecería la noche, primero como sombras de hojas agitadas. Luego la luna, las estrellas. Después ninguna. Que Perséfone se acostumbre poco a poco. Al final, pensó, se sentirá a gusto. Una réplica de la tierra, excepto que en esta había amor. ¿No todos quieren amor? Esperó muchos años, construyendo un mundo, observando a Perséfone en el prado. Perséfone, la que olfatea y prueba, si tenés un apetito, pensó, los tenés todos. ¿No quiere todo mundo sentir en la noche el cuerpo amado —estrella polar, brújula—, escuchar el suave aliento que dice “estoy vivo”, que también significa que estás vivo, porque me oís y estás aquí conmigo. Y cuando uno se

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses , en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas. Cómo publicar un libro de poesía (1) Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor. Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe

Queen: "Bohemian Rhapsody"

Dos años y medio. 200 entradas. Para celebrar: “Rapsodia bohemia”, de Queen. Tres notas introductorias 1. En una ocasión, Roger Waters afirmó que probablemente los dos únicos escritores y compositores que estaban por encima suyo eran John Lennon y Freddy Mercury. Uno más, uno menos, concuerdo de alguna forma con él. Esto se hace evidente si además me atrevo a señalar que las mejores canciones de la historia de la música popular anglosajona sean, en este orden, “A Day in the Life” , “Bohemian Rhapsody”, “Shine on You Crazy Diamond” y “Stairway to Heaven” (la lista sigue, claro). 2. "Rapsodia bohemia" es definitivamente un tema excelente y una grabación pionera, innovadora. No solo lleva a nuevos territorios la estructura múltiple en la canción popular, sino que grabar tal visión (especialmente las voces) requería llevar al extremo las posibilidades que un estudio de mediados de los años setenta ofrecía. 3.    Queen ha sido catalogado usualmente como parte del mo