Ir al contenido principal

Invitación a espectáculo poético: Himnos sacros y canciones paganas

Haga click en la imagen para agrandar.

Luis Antonio Bedoya, escritor y músico, se lanza en una aventura arriesgada. Así, este viernes 27 de marzo, a las 8:00 p.m., en el Teatro de la Danza, en el CENAC, presentará el drama poético Himnos sacros y canciones paganas, basado en textos y música de su autoría. Quedan cordialmente invitados.

Aprovecho, además, para presentar uno de sus poemas:

La memoria

Hay luces, allá a lo lejos; parecen luces de calderos,
el poeta queda absorto ante las broncíneas lumbres,
fuegos de espadas languidecentes, embebidas de sangre:
erial de las lágrimas acunadas en el fuego,
polvo cálido de rojas transparencias que dibuja,
sobre el negro pontón de la noche soberbia,
los símbolos, las insignias, los gallardetes y el misterio.

¡Ah, el misterio se puebla de luces bermejas
que semejan el polvo de la roja luna!
El poeta acuna en el fuego el tránsito quieto
de las lágrimas, los símbolos, las insignias.

Se ha emprendido el viaje y el mundo.
No mirar al corazón que tanto teme a la locura,
hermano de un centauro, lujuria
de los niños encanecentes y lozanos;
he aquí la razón, hallada la vigilia al través.

Había luces allende lo oscuro que eran rojas
y el poeta, entre rubios rosales, dulce y maldiciente,
igual a un dios-pastor, jugaba con los soles negros
y, entre los negros vinos, convocaba el delirio.

Jamás viví lejos de estas ruinas
que mi padre llamaba “De la Virgen del Socorro de Ujarrás”;
yo, que amo las ruinas y odio a mi padre,
jamás he conocido otros pastos, otro estanque;
nunca adoré otros muertos y ningún misterio
mayor ha sido que estos cipreses fatales
de extraño perfume. El licor del ciprés
a los Clavos de la Cruz mezclado es panacea.
Mi padre, que me odia, antaño llevóme a las ruinas
¡Yo, que amo las ruinas porque tardan para siempre!
¡Yo, simple mortal, tierno mortal, tierno mortal
cuyo corazón le aterroriza! Un ciervo brama.

Sólo brama el ciervo ante la pisada musgosa del Hado;
el poeta, que conoce la muerte, entre brezales de rosas hialinas
-el sol despuntando- canta al abismo con honda tonada,
y su lira es por todos y todos oída,
por el ciervo, el hijo y el padre.

He querido cantar en castizo, por encima de otras
lenguas muertas, el otoño y su llegada son buen signo;
¡atraviesen las vascas huestes imaginarias los lindes!
Ya me he confesado descreído, oh Castilla.

El poeta, hijo de los señores de León, tramonta
el Valle de los Calderos –por él así llamado.
Ha dicho que un místico envenenó la fruta del muchacho
cuando aún no le era dado el andar:
al siguiente día, tras los vómitos
y las trompetas del agónico estertor, el infante
hablaba con la elocuencia de un anciano sabio.

Es de temer la luz de ese campo,
es la muerte, deambulatoria campana;
el color encendido de ciertas rocas,
las cuales, al besarlas, infunden una feroz lubricidad.

He visto a Ligia besar las rocas durante la noche,
luego, corría hacia el estanque donde la ermita
su campanario derruido reflejaba nenúfares y peces;
a sus orillas, la hija del herrero parecía morir,
entre narcisos y dedos de difunto. El ciervo brama.

Estoy cierto de que la verdad está en esa colina,
debajo, encima de este pasto de caracoles líquidos,
estoy cierto de que hay voces angélicas en este monstruo.
Allí, por donde marcha el centauro, está la vida.

Comentarios

Gittana ha dicho que…
mmmm... me imagino que esto no es en México...

que lastima...
Anónimo ha dicho que…
Gittana: sí, lastimosamente no es en México, pero al menos queda un poema para compartir.

Bievnenida a esta casa y gracias por comentar.
Alexánder Obando ha dicho que…
El atuendo parece un menage de ropa renacentista con el típico vestido de las heroínas trágicas griegas; mientras que el título nos recuerda a músicos como Debussy en sus "Danzas sacras y profanas".

En cuanto al poema, pues me debato entre un gusto por lo arcaico y un disgusto por lo gratuitamente sobreadjetivado.

Creo que el poema ganaría mucho con diez o quince adjetivos de menos, y en especial, la poda de expresiones rebuscadas como "broncíneas", "languidecentes", "encanecentes" y otra fauna similar.
Alexánder Obando ha dicho que…
No quiero dejar de lado el comentario de que parece un esfuerzo serio y muy creativo. La palabra final la tendrá la presentación del viernes.
Anónimo ha dicho que…
Alexánder: ciertamente, la poesía de Luis bebe profusamente (cual profuso es su lenguaje) de la tradición greco-latina, así como del barroco.

Tal y como él mimso señala en su blog, el espectáculo del viernes nos presentará a dos rapsodas, una bailarina y un corifeo, al mejor estilo del teatro griego.

Veremos cuál es el resultado de la propuesta esénica, pues hasta el momento yo no la conozco.

Entradas populares de este blog

Paisaje de la multitud que vomita

¿Algún conocido? Poeta en Nueva York , escrito entre 1929 y 1930, durante la estancia de Lorca en la ciudad que da título al poemario, y publicado por primera vez en 1940, es uno de esos libros imprescindibles. Cuando lo descubrí, junto con algunos amigos, fue como si hubiese descubierto el santo grial de la poesía. El libro fue leído, releído, imitado burdamente, vuelto a leer, estudiado y analizado. Ha pasado mucho tiempo desde esos regodeos adolescentes, pero sigue siendo para mí una obra fundamental, reveladora, única; de una fuerza avasalladora, de una creatividad desatada. Más allá del surrealismo, más allá del estilo lorquiano, representa para mí mucho de lo que considero es, o debe ser, la poesía. Cada vez que iniciaba un curso con estudiantes de secundaria, les leía “Paisaje de la multitud que vomita”. ¿Qué mejor forma de decirles: “Señores y señoras, la poesía no es lo que ustedes imaginaban”? El solo título, y la mujer gorda en la primera imagen, bastaban para que abri

The Beatles IV: "A Day in the Life"

Contrario a la introducción del programa Los cuatro grandes ,  de Súper Radio, en los 102. 3, del FM estéreo, hace cuarenta años terminó la historia . Así es, y el próximo sábado 10 de abril se conmemoran los cuarenta años de la disolución de The Beatles, el mejor grupo musical anglosajón del siglo XX . Por eso, hoy queremos continuar nuestro recorrido por su catálogo , y nada más y nada menos que con la que muchos consideran su mejor canción: “A Day in the Life”. Un tema genial, único, clásico desde todo punto de vista (lírico, musical, técnico, de producción, etc.), una verdadera obra maestra de la música popular contemporánea, que rompió esquemas y terminó de poner a todo mundo en guardia, porque ¿qué más se podía hacer después de esto? El cierre perfecto para el álbum más importante de la era del rock : el Sargento Pimienta . Ficha técnica Título: “A Day in the Life” (canción) Duración: 5´ 08 s (indefinidamente) Fechas de grabación: 19 y 22 de enero, y 3 y 10 de febrer

Novela III: Bar Roma, de Marco Retana

(Marco Retana, Bar Roma , San José: EUNED, 2008, 168 pp.) Palimpsesto urbano Un acercamiento a la novela Bar Roma de Marco Retana ...los temas recurrentes son la pobreza, el fracaso, la vida que no resuelve nada, la nostalgia, el transcurrir monótono de la existencia, las ilusiones perdidas, lo que no cambió jamás, lo nunca vivido, las briznas de la experiencia, los lugares que –como lo hombres que los poblaron– se deshacen. Myriam Bustos Arratia* Preludio Marco Retana fue un autor bastante austero, si es que esto se puede decir en literatura, pues en vida solamente publicó tres libros; y más aún, los publicó entre los 35 y los 44 años de edad. En los años siguientes no se publicaría ningún otro trabajo suyo. En 1997, Myriam Bustos hacía hincapié en este “silencio” como un posible período de gestación de una novela. Vaticinio o no, once años después se cumple. Retana dejó inéditos dos libros de poesía y una novela. Uno de los poemarios ya ha sido publicado y ahora tenemos la op