Ir al contenido principal

Dos poemas

Poema (en prosa)

La sangre se vuelve agua, cae una cruz en mis entrañas. Los pasos son aproximaciones de tigre hacia el cadalso, hacia el ocaso, hacia la noche inmensa y atribulada.

Y así, estas reflexiones hechas con base en pan y agua, forman la argamasa de un castillo gigantesco, donde duermen las doncellas antes de ser inmoladas porque así lo piden las buenas costumbres y el deseo.

Sé que mi padre me reprocharía haber abandonado mis estudios. Sin embargo, también imagino que está orgulloso de que su hijo sea un poetastro empedernido. Mi madre, por otro lado, es una mujer hermosa, bendecida por la gracia de las lluvias, envuelta en tornasoles rojos e imposibles.

Hoy toco a la puerta de mi casa. Nadie abre. Son fantasmas venidos a menos quienes habitan estas ruinas, ruinas perfectas e invisibles, donde cada tanto me detengo a descansar.

Son fantasmas, no lo saben, y se han olvidado de asustar.

Sombra

lentamente se desdibuja una sombra imposible en la pared del fondo la que da al baño a la izquierda de la entrada

con mucho cuidado se acercan las niñas a tocar aquel designio morboso de contornos alados

saben que no puede ser bueno despertar en medio de la nada cuando todas las personas se han retirado del lugar

ahora descubren el precioso culto de los labios la joya del sexo inmaculado la presea de un mechón de pelo teñido por la aurora

la sombra se desliza como suelen hacerlo las sombras sus contornos se perfilan cada vez mejor con más detalle

las niñas huelen el néctar que se desprende de esa forma figura etérea heterogénea perfecta e insalvable

los padres cerraron el lugar después de la tragedia un minuto más y habrían tenido que aceptar que aquella sombra no era nada no era nadie

era el viento en los cristales

Comentarios

Lilya Nuratis ha dicho que…
Los poemas son suyos?? me encantaron!!!

cuantas sombras en los dos.. cuantas ausencias y gritos contenidos...

un calido beso
Lilya
la-nata-contra-el-vidrio ha dicho que…
Me ha sorprendido gratamente estas poesías Asterión; hay aquí trabajo, denuedo y vivencias que sólo unos pocos pueden transformar en materia poética como lo hace esta escritura. Felicitaciones.
Un abrazo de xavier.
Anónimo ha dicho que…
Lilya: sí, son textos míos. Me halaga que te hayan gustado.

Xavier: bienvenido a esta casa. Pues trabajo sí hay, y que bien que te hayan sorprendido.

Saludos a ambos y gracias por leer.
Ophir Alviárez ha dicho que…
Profundos, casi adoloridos los versos van develando la nostalgia de una voz madura que mira en perspectiva y asume el paso del tiempo y sus ¿estragos?

Me encantan ambos finales, perfectos.

OA
mon ha dicho que…
Tenés que saber (por lo menos sospechar) que no me gusta el cine, pero me encantó la manera en que ambos poemas se presentan como escenas de películas en retrospectiva.
Anónimo ha dicho que…
Ophir: creo que quedan muy bien esos signos de preguntas en la palabra estragos.

Mon: sinceramente, no podía sospecharlo, pero me llama mucho la atención ese aire cinematográfico que les viste.

Saludos a las dos y mcuhas gracias por su apreciación de los texots.
Germán Hernández ha dicho que…
El primero, Poema (en prosa)maneja muchos de los tópicos que sueles utilizar.

Pero el segundo verdaderamente transcurre, te mantiene en vilo, y las imáges sí se conectan, me gusta, y tiene un cierto dejo a Alfredo Trejos.
Anónimo ha dicho que…
Germán: gracias por tus apreciaciones, como siempre.

Evidentemente, me llama la atención que digás que hay un "cierto dejo" a Alfredo, pues apenas he leído algunas cosas sueltas de él; nunca he leído sus poemarios completos.

¿Podrías extenderte más?

Saludos.
Leandro ha dicho que…
Me gustaron mucho los dos. "Bendecida por la gracia de las lluvias" es una imagen bellísima.
Anónimo ha dicho que…
Leandro: muchas gracias, me siento halagado.

Entradas populares de este blog

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses, en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas.

Cómo publicar un libro de poesía(1)
Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor.
Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe poesía. O que seás un …

Queen: "Bohemian Rhapsody"

Dos años y medio. 200 entradas. Para celebrar: “Rapsodia bohemia”, de Queen.

Tres notas introductorias

1. En una ocasión, Roger Waters afirmó que probablemente los dos únicos escritores y compositores que estaban por encima suyo eran John Lennon y Freddy Mercury. Uno más, uno menos, concuerdo de alguna forma con él. Esto se hace evidente si además me atrevo a señalar que las mejores canciones de la historia de la música popular anglosajona sean, en este orden, “A Day in the Life”, “Bohemian Rhapsody”, “Shine on You Crazy Diamond” y “Stairway to Heaven” (la lista sigue, claro).

2. "Rapsodia bohemia" es definitivamente un tema excelente y una grabación pionera, innovadora. No solo lleva a nuevos territorios la estructura múltiple en la canción popular, sino que grabar tal visión (especialmente las voces) requería llevar al extremo las posibilidades que un estudio de mediados de los años setenta ofrecía.

3.    Queen ha sido catalogado usualmente como parte del movimiento glam-…

Dos poemas de Rafael Rubio

El arte de la elegía    
Todo consiste en llegar al justo término y después, dar a luz la voz: dejar que se complete la muerte. Nadie va
a lamentar una metáfora imprecisa ni un epíteto infeliz, cuando la muerte está viva en el poema.                                     Todo estriba en simular que nos duele la muerte. Sólo eso: hacer creer que nos aterra
morir o ver la muerte. Imprescindible elegir una víctima que haga las veces de un destinatario: el padre
o el abuelo o el que fuere, con tal que su muerte haya sido lo bastante ejemplarizadora como para
justificar una ira sin nombre. Impostarás la voz hasta que se confunda con el ciego bramido de una bestia. Así
infundirás piedad en tu lector. Recomendable el terceto pareado si se quiere seguir la tradición del abandono, leerás
la elegía de Hernández a Ramón Sijé o la que en don Francisco de Quevedo, maestro en el arte de la infamia versificada
inmortalizara a fulano de tal.                                              Debe ser virtuoso el uso del encabalg…