Ir al contenido principal

Exégesis literarias (o resúmenes para dummies)


El Ulises, de Joyce

Un tipo está cagando.
Otro se pasea por las calles de Dublín con un pedazo de carne en el bolsillo, mientras su mujer, en un monólogo que ha pasado a ser un clásico de la literatura del siglo XX, rememora su infidelidad.

Los miserables, de Victor Hugo

Durante 919 páginas (en la edición de Porrúa)*, Jean Valjean demuestra que lo imposible existe.
Javert, cansado de ello, se suicida.

Crimen y castigo, de Dostoievski

Raskolnikof asesina a una señora que tiene una casa de empeño.
Como Nietszche aún no escribe Así habló Zaratustra, la conciencia del joven ruso le gana la partida.

La guerra y la paz, de Tolstoi

El título habla por sí solo.

Ana Karenina, también de Tolstoi

Este relato no es necesariamente sobre la guerra o sobre la paz, pero curiosamente, su título también es bastante claro: la novela cuenta la historia de la señora Ana Karenina, quien en la vida real es Jane Seymour.

El hombre sin atributos, de Musil

Sé que son cuatro tomos, y aún así, parece que quedó inconclusa.

A la búsqueda del tiempo perdido, de Proust

En siete tomos, el tipo es incapaz de encontrarlo; y para colmo, en el tomo seis también pierde a Albertina. Bueno, no es que la pierda, más bien ella se va.
En otro orden de cosas, nos revela que las bolsitas de té de la época eran muy resistentes.

El castillo, de Kafka

Ser agrimensor no es rentable.

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Cervantes

Esta novela no es otra cosa que la aventura de un lector.

* En el original: 946, edizione di Tascabili Bompiani (Nota del Trad.).

(Trad. de Gustavo Solórzano Alfaro. Tomado de Gabriele Servet, Come vivere senza letteratura [Cómo vivir sin literatura], Bompiani: Milano, 2005, p. 48.)

Comentarios

Gustavo Adolfo Chaves ha dicho que…
Buenísimo, tocayo. Gracias por compartir. Me recordaron a los Ircocervi de Umberto Eco, y a sus cartas de rechazo... Saludos y gracias por tus visitas y comentarios.
Luis Moreno Villamediana ha dicho que…
Interesantísimo ese libro de Gabriele Servet, quien secretamente leyó las notas que Pierre Bayard había acumulado mientras preparaba “Comment parler des livres que l’on n’a pas lus?” [“¿Cómo hablar de libro que uno no ha leído?”] y se apuró a publicar su manual. Después, apareció con una soga alrededor del cuello en una oscura calle de Roma. Pero eso no es más que información lateral.

Como la de Bayard, la idea de Servet es estimulante. La no-lectura, en ese contexto, es un proceso creativo basado en puro desconocimiento, opiniones ajenas, el rápido escrutinio y el olvido. Se puede hablar perfectamente de un libro recurriendo a las generalidades.

De los que citas, los resúmenes de “Ana Karenina” y “El castillo” son los mejores. Ya probé su eficacia en una conferencia sobre literatura europea que di esta mañana. Te alegrará saber que también hablé de “El barón rampante”, de Italo Calvino; esto dije: vivir en las ramas provoca estreñimiento.

Maamkio.
Marco ha dicho que…
La publicación de textos como el citado de Servet abren el espacio a la no lectura del público, como se desprende del comentario anterior; y nos lleva a validar máximas como aquella de que todo libro clásico es "aquel del que todos hablan pero casi nadie ha leído".

Sin embargo, volviendo a Servet, lo que podemos apreciar en sus textos, más allá del humor y la fina ironía, es quizás uno de los procesos más completos y complejos de lectura, aquel en el que se logra llegar a la esencia desprovista de abalorios, a la idea fundante del texto en su más pura simpleza... a la síntesis superior.

Este es tema para discutir pues nos lleva a cuestionar nuevamente esa simbiosis entre fondo y forma, ese contrapunto siempre presente en la literatura.

Buen aporte el del traductor.
Anónimo ha dicho que…
Gustavo, también gracias a vos por tu visita. Las puertas de mi casa están siempre abiertas.
Soy fan de Eco, y he leído algunos ircocervi, pero no esas "cartas". ¿Algún dato para ubicarlas?

Luis, me parece improbable que Servet hubiese leído las notas de Bayard. Lo que sí veo plausible es tu agudeza, jaja. Luego, como bien decís, su suicido es un dato "lateral".
En fin, hablar de libros que uno no ha leído no es así como así, hay que ejercitarse; requiere, más que tiempo, ingenio.
Me ha gustado esa interpretación de El barón rampante, por cierto, gran novela y muy buena esa trilogía de Calvino (Italo, por si las dudas).

Marco, gracias por tu primer comentario, espero que no sea el último. Y bien, no puedo más que señalar que tus afirmaciones son muy acertadas; aunque, y no por falsa modestia, no estoy del todo seguro de la traducción.

Maamkio (saludos)a los tres.
Gustavo Adolfo Chaves ha dicho que…
Gustavo: las cartas las encontrarás en los Diarios mínimos, o al menos en el segundo... No los tengo conmigo, así que sólo me acuerdo. Si conocés los ircocervi probablemente ya has leído las cartas. Eco se hace pasar por editor y repasa libros clásicos con su humor infalible. Recuerdo que mandó a publicar las criticas de la razón de Kant en un solo tomo para que los lectores no pensaran, si los veían por separado, que ya los habían leído... Varas así, de pura joda.
Pelele ha dicho que…
Tá güeno esto. La traducción renquea un poco,jajajaja.
Asterión ha dicho que…
El italiano no es mi fuerte. Aunque como diría José Mota: "Que el italiano es inventao. Solo se habla de dientes pa´fuera, pa´quedar bien con las visitas".

Entradas populares de este blog

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses, en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas.

Cómo publicar un libro de poesía(1)
Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor.
Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe poesía. O que seás un …

Queen: "Bohemian Rhapsody"

Dos años y medio. 200 entradas. Para celebrar: “Rapsodia bohemia”, de Queen.

Tres notas introductorias

1. En una ocasión, Roger Waters afirmó que probablemente los dos únicos escritores y compositores que estaban por encima suyo eran John Lennon y Freddy Mercury. Uno más, uno menos, concuerdo de alguna forma con él. Esto se hace evidente si además me atrevo a señalar que las mejores canciones de la historia de la música popular anglosajona sean, en este orden, “A Day in the Life”, “Bohemian Rhapsody”, “Shine on You Crazy Diamond” y “Stairway to Heaven” (la lista sigue, claro).

2. "Rapsodia bohemia" es definitivamente un tema excelente y una grabación pionera, innovadora. No solo lleva a nuevos territorios la estructura múltiple en la canción popular, sino que grabar tal visión (especialmente las voces) requería llevar al extremo las posibilidades que un estudio de mediados de los años setenta ofrecía.

3.    Queen ha sido catalogado usualmente como parte del movimiento glam-…

Dos poemas de Rafael Rubio

El arte de la elegía    
Todo consiste en llegar al justo término y después, dar a luz la voz: dejar que se complete la muerte. Nadie va
a lamentar una metáfora imprecisa ni un epíteto infeliz, cuando la muerte está viva en el poema.                                     Todo estriba en simular que nos duele la muerte. Sólo eso: hacer creer que nos aterra
morir o ver la muerte. Imprescindible elegir una víctima que haga las veces de un destinatario: el padre
o el abuelo o el que fuere, con tal que su muerte haya sido lo bastante ejemplarizadora como para
justificar una ira sin nombre. Impostarás la voz hasta que se confunda con el ciego bramido de una bestia. Así
infundirás piedad en tu lector. Recomendable el terceto pareado si se quiere seguir la tradición del abandono, leerás
la elegía de Hernández a Ramón Sijé o la que en don Francisco de Quevedo, maestro en el arte de la infamia versificada
inmortalizara a fulano de tal.                                              Debe ser virtuoso el uso del encabalg…