Ir al contenido principal

Elegía para alguien que duerme

Hoy duermo en una casa abandonada.
Las flores secas adornan mi lecho.

La historia de mi pueblo
es la historia de quien amo.
Mis amigos bailan
con músicas antiguas,
y han cerrado la puerta
por donde a diario transita
la fugaz blasfemia de tus labios.

Desnudo, gravitante,
tu vientre es una daga en mi espalda,
un desierto que crece
donde la piedra se fija
y el musgo se detiene.
Hay almas respetuosas de la historia.
Hay repeticiones de esa historia
y el tiempo asoma sobre la casa vacía.

No escribo la historia de mi vida.
No hago el recuento de los miedos
ni escucho tu voz en esta silla.
En la casa abandonada hay un hombre
que roba a diario una mentira,
su cara se desfigura y no responde.

¿Dónde habita la furia?
¿Dónde las vasijas llenas de joyas?
¿Dónde la promesa y la tierra?

El fuego final lo consume todo
en aquella casa abandonada por mis padres,
mientras un crucifijo
brota de mi sien
y las paredes se expanden como el musgo.

No quiero despertar moribundo,
no quiero despertar del todo.
Quiero tener una mesa
con pan de ajenjo,
una mesa tranquila a la orilla de un río.

La niebla se disipa entre tus hombros,
pero yo no quiero abandonar la casa
ni morir ahora
ante tus pies cansados.

Hoy todo está vacío.
El mar quedó vacío.
El mundo está vacío,
y yo no quiero despertar.

Comentarios

Francisco Méndez S. ha dicho que…
Es un buen poema, me gustó el blog.¡Volveré a visitarlo!

Saludos
Luissiana Naranjo ha dicho que…
me provocó nostalgia en mi nostalgia...bello
macizo ha dicho que…
La sensación de vacío atraviesa, moldea, y alimenta las imágenes de este texto. Me gusta esa especie de "desbordamiento" en equilibrio que lográs con esta elegía. Saludos para vos.
Anónimo ha dicho que…
Macizo: gracias a vos por esa imagen: desbordamiento en equilibrio. El arte siempre busca esa tensión, y fantasear que se logra, pues bueno, bien vale la pena.

Saludos y gracias por la visita.

Entradas populares de este blog

The Beatles IV: "A Day in the Life"

Contrario a la introducción del programa Los cuatro grandes ,  de Súper Radio, en los 102. 3, del FM estéreo, hace cuarenta años terminó la historia . Así es, y el próximo sábado 10 de abril se conmemoran los cuarenta años de la disolución de The Beatles, el mejor grupo musical anglosajón del siglo XX . Por eso, hoy queremos continuar nuestro recorrido por su catálogo , y nada más y nada menos que con la que muchos consideran su mejor canción: “A Day in the Life”. Un tema genial, único, clásico desde todo punto de vista (lírico, musical, técnico, de producción, etc.), una verdadera obra maestra de la música popular contemporánea, que rompió esquemas y terminó de poner a todo mundo en guardia, porque ¿qué más se podía hacer después de esto? El cierre perfecto para el álbum más importante de la era del rock : el Sargento Pimienta . Ficha técnica Título: “A Day in the Life” (canción) Duración: 5´ 08 s (indefinidamente) Fechas de grabación: 19 y 22 de enero, y 3 y 10 de febrer

El secreto: cómo publicar un libro de poesía

En días pasados compartí un artículo en el grupo Directorio de Escritores Costarricenses , en Facebook. Lo he traducido con el fin de que los pasos por seguir en el ambiente literario en cuanto a publicación se refiere sean analizados por los poetas jóvenes. He adaptado algunos elementos al contexto costarricense y he complementado el texto con varias notas. No es una guía exhaustiva, pero toca aspectos sumamente relevantes, a los cuales se les debe prestar atención. Sirve para poesía como para cuento, y en general puede ayudar también a los novelistas. Cómo publicar un libro de poesía (1) Me llegan muchas consultas acerca de cómo publicar un libro de poesía. Primero, no muchos editores lo hacen (publicar poesía.) Financieramente no es prudente. Así que como poeta, pensá por un minuto desde el punto de vista del editor. Vos no tenés oportunidad de publicar un libro de poesía a menos que tengás un nombre como poeta, o que seás un escritor reconocido que además escribe

Tres poemas

--> Imagen: Pablo Picasso, Minotauro acariciando a una mujer dormida , 1933, Museo Nacional, Centro de Arte Reina Sofía, Madrid. El minotauro De la sombra de una calle surge el minotauro, detenido en el crepúsculo se regodea: su risa es una llama, su llanto una mañana. Sabe medir los pasos y aguardar al niño, sabe sembrar la tierra y contemplar el cielo. Ha aprendido a tejer su castigo, a ignorar el río lejano y la flor pequeña. Es un pequeño dios o un pequeño monstruo. Una efigie de su amada en el pecho arde. Tantas paredes, pasillos y murallas. Tantas legiones, ciudades e instantes. Contra corriente se revuelve esa mentira, en la cumbre de la luna se desploman los minutos. Sigue avanzando hasta tropezar. En una telaraña se desangra el niño y su madre no lo escucha. Allá se aleja la barca del viejo Caronte. No hay más pasajeros en el mundo. En el último delta del Leteo se descubre la razón del retraso. No se escucha un murmullo. Nadie responde en l