Celebración y epitafio: 14-14


Eso no lo entendí hasta que una visión de la noche me reveló que también son catorce (son infinitos) los mares y los templos. Todo está muchas veces, catorce veces, pero dos cosas hay en el mundo que parecen estar una sola vez: arriba, el intrincado Sol; abajo, Asterión. Quizá yo he creado las estrellas y el Sol y la enorme casa, pero ya no me acuerdo.
J.L. Borges, "La casa de Asterión"

Quiso el azar que la cábala funcionara. Solo el nombre de esta casa fue premeditado. Lo demás es producto de la casualidad: empezó un día 14 y termina en el año 14, el doble de siete, los años que cumple. Setenta veces siete. Infinito. Laberinto.

Mis queridos amigos, escasos e inadvertidos lectores, ha llegado la hora. En octubre este blog estará cumpliendo siete años, y qué mejor fecha para su epitafio.

Charles Simic anunciaba que había llegado el tiempo de los poetas menores. Y sí. Los poetas menores abrieron blogs. Pues bien, ahora ha llegado el tiempo de la muerte de esos blogs de poetas menores. Los poetas mayores siguen existiendo, y no tienen problemas con nada de esto.

Entrada 327. Una vez más, gracias a quienes se acercaron a esta casa y a quienes alguna vez comentaron.

Este laberinto no se renovará ni se actualizará más, pero permanecerá abierto para que el tiempo y la maleza lo recorran. Ustedes, descuidados caminantes, también podrán visitarlo, y podrán entrar cuantas veces quieran (o puedan). Ojalá las marcas y los signos aquí desperdigados atestigüen alguna idea, algún atisbo feliz.

14 de octubre de 2007 - 23 de setiembre de 2014

Comentarios

Marco Blanco ha dicho que…
Nos vemos/hablamos/leemos por otros lados
Víctor ha dicho que…
Ya he leído otras falsas salidas de escena, para llamar la atención, seguidas también de otros falsos regresos (también para llamar la atención) seguidos de la salida verdadera a la que nadie presta atención. Veremos si la historia se repite, o si por fin alguien decente cumple sin alardes su palabra, porque como dice un filósofo tico de cuyo nombre nadie se acuerda, "Ya no quedan valores...".
Gustavo Solórzano-Alfaro ha dicho que…
Gracias por los buenos deseos, estimado Víctor. La casa queda abierta. Lo que no habrá serán remodelaciones o adiciones.

Abrazo y gracias, como siempre, por la visita.

Entradas populares