24/2/2013

Oscar 85



En próximos días subiré un análisis más detallado de cada película, pero por ahora, previamente a la entrega de esta noche, repasemos un poco el panorama.

Nueve trabajos nominados al oscar a mejor película y entre ellas no está The Master, quizá la omisión más lamentable de la edición 85 de esta entrega. Fuera de la fabulosa Amour, de Michael Haneke, uno de los mejores directores de los últimos años; y en otro nivel muy destacable el debut de Benh Zeitlin, Beasts of the Southern Wild, The Master es la gran película de 2012, pero la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood decidió nominar únicamente a tres de sus actores.

Al menos dos de esa lista son realmente lamentables: Life of Pi y Zero Dark Thirty. La primera es una decepción, ya que Ang Lee es un gran director, capaz incluso de hacer una de las mejores películas de superhéroes (Hulk); y la segunda es la comprobación de cómo se sobrevaloran ciertas producciones. Kathryn Bigelow fue la primera mujer en ganar el oscar a mejor director, y los críticos hablan de la rica ambigüedad de sus propuestas, pero su trabajo es plano y predecible. Las otras nominadas mantienen al menos una aceptable calidad, por una u otra razón, sin ser obras maestras.

Argo está bien hecha, y sobre todo la primera hora es una interesante parodia de Hollywood. Lincoln es más de lo mismo: un director que conoce el oficio y logra llevar el ritmo narrativo, pero sin ofrecer nada nuevo y sin tomar riesgos. En este sentido, incluso el excelente actor que es Daniel Day Lewis hace un papel regular, para nada comparable con la monumental interpretación que hace Joaquin Phoenix en The Master. Pero ya sabemos cómo pinta la noche. 

Les Misérables es un espectáculo visual y sonoro, especial para los fans de la novela y del musical, pero con el estilo apenas correcto de Tom Hooper, igual que esa sosa y lugar común The King Speech, debut que ganó el oscar en 2010. Silver Linings Playbook es una comedia agridulce, agradable y algo superior al común de comedias románticos o dramas familiares. En este trabajo su director, David O. Russel, a quien conocemos precisamente por la comedia I Heart Huckabees y por el drama The Fighter, logra fusionar de alguna forma ambos estilos.

Y claro, Django Unchained, con un estilo visual siempre atractivo, pero con la consabida fórmula de Tarantino: mucho ruido y pocas nueces, pirotecnia al servicio de una transgresión de supermercado: empacada y lista para ser digerida por el público masivo.

Dentro de las independientes, Beast of The Southern Wild es la mejor. Una historia durísima, aderezada con un toque surrealista y un tono optimista sin caer en la cursilería o la moralina, al contrario, ofreciendo una mirada distinta.

Otras que pudieron haber entrado en la lista con más méritos que casi todas son Moonrise Kingdom, The Sessions o Anna Karenina.

Las entregas de los oscar pueden repartir, pueden dar sorpresas o pueden coronar a una sola película. Si por la víspera se saca el día, de acuerdo con los resultados de premiaciones previas, Lewis y Jones se llevarán el premio a mejores actores; Lawrence y Hathaway a mejores actrices y Spielberg a mejor director, con Argo como mejor película y los demás premios repartidos entre estas mismas y el resto.

Mención aparte merece el premio a mejor cortometraje animado, que este año ha provocado más reacciones positivas, con el púbico encantado con Paperman, que de fijo ganará. Lo que pocos saben es que en el fondo es una copia de Signs, filme australiano no animado de 2008. En todo caso, son mucho mejores los otros cortos: Adam and Dog, Fresh Guacamole; el excelente Longest Daycare (con Maggie Simpson) y el mejor: Head Over Heels.

Amour lo merece todo, pero muy probablemente le darán el oscar a mejor película en idioma extranjero y nada más. En ese apartado, su principal contendiente es Rebelle, muy buena, pero sin muchas posibilidades.

Aquí les dejo mi lista, con los que considero deben ser los ganadores. Como podrán ver es bastante equitativa. Puro juego por un lado, porque solo eso puede ser darle algo a los bodrios de The Hobbit y Zero Dark Thirty; y puro deseo por otro, porque difícilmente algo de esto se cumplirá:

Mejor película: Amour (pensé que ganaba Argo y ganó).

Mejor director: Michael Haneke (pensé que ganaba Spielberg y ganó Lee).

Mejor guion original: Moonrise Kingdom (pensé que ganaba Django y ganó).

Mejor guion adaptado: Beasts of the Southern Wild (no imaginé cuál podía ganar y ganó Argo)

Mejor actor principal: Joaquin Phoenix (pensé que ganaba Lewis y ganó).

Mejor actriz principal: Emmanuelle Riva (pensé que ganaba Lawrence y ganó).

Mejor actor de reparto: Philip Seymour Hoffman (pensé que ganaba Jones y ganó Waltz).

Mejor actriz de reparto: Amy Adams (pensé que ganaba Hathaway y ganó).

Mejor edición: Argo (ganó)

Mejor dirección de fotografía: Django Unchained (pensé que ganaba Lincoln o Life of Pi y ganó esta).

Mejor diseño de producción: Anna Karenina (pensé que ganaba Les Mis y ganó Lincoln)

Mejores efectos visuales: Life of Pi (ganó)

Mejor vestuario: Les Misérables (pensé que ganaba y ganó Anna Karenina)

Mejor maquillaje y peinado: El Hobbit (pensé que ganaba y ganó Les Mis)

Mejor banda sonora: Lincoln (no imaginé cuál podía ganar y ganó Life of Pi)

Mejor canción original: "Skyfall" (ganó)

Mejor mezcla de sonido: Les Misérables (ganó)

Mejor edición de sonido: Zero Dark Thirty (ganó)

Mejor película en idioma extranjero: Amour (ganó)

Mejor cortometraje animado: Head Over Heels (pensé que ganaba Paperman y ganó).

Mejor largometraje animado: no vi ninguna.

Mejor cortometraje documental: no pude ver ninguna.

Mejor largometraje documental: no pude ver ninguno.


8 comentarios:

Leandro dijo...

No vi casi ninguna de esas películas. Sí vi Argo, y me pareció horrible. Si es una parodia de Hollywood, me parece que ha sido involuntaria, jeje. Me negué a Zero Dark Thirty, ya la premisa me daba a pensar en propaganda, y a la de Tarantino, después de haber visto Inglourious Basterds. Empecé a ver Beasts of the Southern Wild pero no llegué a la hora. Otro bodrio: la última de los Wachowski, pésima. Hoy me da la sensación que lo mejor de la creatividad cinematográfica está menos en las películas que en las series.

Gustavo Solórzano-Alfaro dijo...

Haciendo un balance, de las nueve solo dos realmente valen la pena: "Amour" y "Beasts..." Eso sí, en dimensiones muy disímiles cada una. Haneke es dios y sus películas son lo mejor de lo mejor de los últimos tiempos.

Yo me negué a la primera de Bigelow, pero había tanta bulla sobre su calidad que le di un chance. Porquería. "Les Mis" la disfruté pero solo porque uno en la vida tiene que darse un día para ser cursi y cantar a la par de Hathaway, jeje. "Argo" no me parece mala, pero sí apenas convencional. Si Affleck se pule puede seguir el camino de algunos directores tradicionales gringos, como el mismo Clooney, que tiene lo suyo. "Django", pues sí, Tarantino empacha hace rato. "Cloud Atlas" me hizo gracia, y tiene sus buenos momentos, pero el final es terrible y no soporto ni a Hanks ni a Berry.

Concuerdo con la calidad que ha alcanzado la televisión en los últimos tiempos. ¿Te gusta "Game of Thrones"? Al menos yo la veo y solo me imagino: "Si así hubiesen hecho "The Lord of the Rings".

Saludos y gracias por pasar.

Leandro dijo...

Game of Thrones me gusta, sí. Estoy ansioso esperando la próxima temporada. "Lord of the Rings" no está mal, me parece, respecto al libro original. ¿Qué le mejorarías sin mejorar a Tolkien? Vi "The Hobbit", por otro lado, y ya la adaptación no me pareció tan buena. Se parece más a la película "Lord of the Rings" que al libro "The Hobbit".

Gustavo Solórzano-Alfaro dijo...

Bueno, yo nunca comparo libro y película. Menos en este caso, porque no me gusta Tolkien. Leí el primero y me aburrí.

"Lord..." es una buena saga fantástica, y todo un espectáculo visual; pero tiene todo eso de Hollywood y Disney, esos chistes, esa cursilería. "Games..." parece madura, seria, para adultos.

"The Hobbit" la odié. Dormí media hora. Y sí, si algo bueno hubo en aquella trilogía aquí solamente se copió, se repitió y listo.

Leandro dijo...

Es que es el principio de fidelidad. Los fans de Tolkien, que son legión, se habrían comido crudo a Peter Jackson si hubiera cambiado de forma sustancial el espíritu de la obra. Esos mismos chistes y esa cursilería están en el original: acaso estén morigerados en la película. Con el Hobbit pasó algo distinto: en un principio era un libro para chicos y, cuando la fama de "Lord of The Rings", Tolkien decidió modificar un poco el tono (y el contenido) para adaptarlo al nuevo contexto. Peter Jackson hizo lo mismo, en una segunda iteración. Imaginate además que, si tres gruesos tomos equivalen a tres películas, un libro pequeño como "The Hobbit" no puede tener la misma duración, más el doble del presupuesto a las primeras dos de "The Lord of the Rings". Ahí claramente hay una especulación con la buena fe de sus espectadores.

De acuerdo en que si "Lord of the Rings" es para adolescentes, "Game of Thrones" es para adultos; yo no sé si diría madura, en el sentido que Haneke es maduro, en el sentido que "The Wire" es madura. Es una mejor ficción fantástica que "Lord of the Rings", pero el género da para algo mejor todavía, seguimos hablando de entretenimiento masivo. Uno puede argumentar que, a diferencia de "Lord of the Rings", en "Game of Thrones" hay sexo y hay violencia, las líneas argumentales son más complejas, no es el bien contra el mal tan en blanco y negro. Pero sigue habiendo contrastes morales bien delineados: los Stark son indudablemente buenos y King Joffrey y sus padres incestuosos son indudablemente malos. Esto está diseñado para complacer al espectador; digamos, Joffrey no es muy distinto de Commodus, el emperador de "Gladiator", y uno no ve la hora de que muera de la manera más cruel posible. En el mismo sentido, el sexo: los desnudos siguen siendo decorativos, y en la mayoría de los casos, irrelevantes o justificados por una escena irrelevante.
Pero aún así me gusta la serie, hay algo épico en Robb Stark que me recuerda un poco a Henry V; Tyrion Lannister es un personaje que tiene el ingenio rápido de muchos personajes de Shakespeare, junto con esa idea de que quien tiene desventaja física o de clase tiene que suplirla con la mente. Es como si Tyrion fuera una mezcla entre Richard III y el bufón de Lear, digamos. La pluralidad de reclamos al trono hace que no sea sólo un bando contra otro, aunque uno sepa que en el fondo el único enfrentamiento que parece ser cierto es el de Lannisters vs Starks; hay algo inquietante en el frío norte donde está Jon Snow, y hay la amenaza desde el sur con Daenerys y sus dragones. Esas diversas inminencias de que algo suceda son el corazón de "Game of Thrones" para mí, junto con la idea anti-tolkineana en la que uno nunca está seguro del todo de que Joffrey vaya a morir o que Robb sea "King in the North".

Gustavo Solórzano-Alfaro dijo...

Será que yo no creo en ese principio de fidelidad. El único caso en que puedo entender que exista y se rompa es en "Las majas del bergantín" :-) Ahora, si los chistes y la cursilería ya estaban en Tolkien, flaco favor se le hace, porque el que estuvieran ahí no los justicia ni les da valor. Y sí, "The Hobbit" es una estafa por donde quiera que se mire.

Respecto a "Game of Thrones", entiendo tu punto sobre su "madurez" y lo comparto. Pero en esta serie uno puede aceptar ciertos elementos típicos o lugar común del género épico o los giros efectistas porque la producción es sólida, los elementos están redondeados y la narrativa es buena.

¿Has visto "Boarwalk Empire"? ¿Qué te parece?

Leandro dijo...

Sí, creo que "Game of Thrones" maneja muy bien la narrativa. De otra manera sería imposible seguir todas las subtramas que maneja, todos los personajes. Por otro lado, algo uno tiene que ceder, si pretende que series así se hagan masivas. A priori parecería impensable que una serie de este género y con esta producción tuviera alguna posibilidad en la televisión. Creo que eso al menos se lo agradecemos a "Lord of the Rings" ;)

No vi "Boarwalk Empire", ¿es buena? Hace algunos años que en las series se vuelve a otras épocas, lo que me parece muy saludable: Downton Abbey, Deadwood, Mad Men, Life on Mars... algunas con más tino que otras, naturalmente.

Gustavo Solórzano-Alfaro dijo...

A mí "Boardwalk Empire" me parece muy buena. EE.UU., Atlanta, años 20, prohibición, tráfico, mafia, Nucky Thompson. Una muy buena historia; con personajes de reparto memorables y complejos. Recomendada. "Mad Men" también me encanta.