2 nov. 2012

Árboles

Imagen: Fotografía de Carina Felice


Árboles


Desde esta ventana que vos no sabés que existe puedo ver los árboles en el jardín. Ellos sí que saben cómo enfrentar el día, la lluvia, con sus ramas hechas polvo de tanto batirse contra el viento.

Los árboles de ese jardín no me pertenecen, como tampoco me pertenecen la tierra que los recibe o las aves que los habitan. Nada me pertenece de esos árboles y sin embargo se sienten cercanos, como si una mano se extendiera desde ellos hasta el sillón de caoba donde escribo estos remedos de pinturas modernas.

La ventana con su cortina de tergal es un muro infranqueable entre mis brazos y el jardín. Uno se siente abatido cuando el sol atraviesa las hojas y cae como plomo en el zacate, donde los gusanos de seda tejen su camino desde una mitología que nosotros tampoco ─no habría forma de que así fuera─ sabemos que existe.

2 comentarios:

Katmarce dijo...

¡Qué post más refrescante!...

Saludos,
Katmarce--
submarinopimienta.blogspot.com

Asterión dijo...

Muchas gracias, Katmarce, y como siempre, gracias por tu visita.

Saludos