3 ago. 2011

Un poema de Czesław Miłosz


Recientemente Galaxia Gutenberg publicó una antología traducida del escritor Czesław Miłosz (Polonia, 1911-2004). Tierra inalcanzable. Antología poética, un volumen de 448 páginas, parece ser más que generoso (sin contar que es una edición en pasta dura, al mejor estilo de esta casa editorial). Entonces, mientras esperamos lo que ojalá sea una buena traducción, comparto aquí, modestamente, uno de mis intentos de lectura de este autor, cuyas páginas bien podrían ser rezadas.

Una canción para el fin del mundo

El día que el mundo acaba
una abeja vuela alrededor de un trébol,
un pescador repara una red de luz tenue.
Las alegres marsopas saltan en el mar,
los jóvenes gorriones juegan en las canoas
y la serpiente tiene la piel dorada, como siempre debería ser.

El día que el mundo acaba
las mujeres atraviesan los campos bajo sus sombrillas,
un borracho cae adormecido a la orilla del zacate,
los verduleros gritan en la calle
y un bote de velas amarillas se acerca a la isla.
La voz de un violín perdura en el aire
y se dirige hacia una noche estrellada.

Y aquellos que esperaban rayos y truenos
están decepcionados.
Y aquellos que esperaban señales y trompetas de arcángeles
no creen que esté sucediendo.
Mientras la luna y el sol permanezcan arriba,
mientras el abejorro visite una rosa,
mientras nazcan bebés de rosadas mejillas
nadie creerá que esté sucediendo.

Solo un viejo canoso, que podría ser un profeta
aunque no lo es porque está muy atareado,
repite mientras enristra sus tomates:
“No habrá otro fin del mundo,
no habrá otro fin del mundo.”


Traducción al español de Gustavo Solórzano-Alfaro (2011), a partir de la versión en inglés de Anthony Miłosz. Aquí en inglés.

Otros poetas

4 comentarios:

Leandro dijo...

Está muy bien.

Alexánder Obando dijo...

Leí a Milosz por primera vez en el 84 cuando por fin llegó a CR una antología del poeta por medio de Tusquets. Quedé asombrado de la maravillosa habilidad de hacer poesía con elementos mínimos.

Gracias, Tavo, por tu traducción y por recordarme a quella vieja lectura.

Katmarce dijo...

Hola Gustavo: No conozco el texto original, así que no puedo opinar al respecto. Sin embargo, el poema está muy bueno.

Gracias por compartirlo, ya que tampoco conocía a su autor.

Saludos,
Katmarce--
submarinopimienta.blogspot.com

Asterión dijo...

Leandro: muchas gracias.

Alexánder: esa habilidad es lo que me gusta, en él y en otros de su estirpe. Me alegro de haberte hecho recordar.

Kat: el texto que yo traduje es la versión en inglés, que aparece enlazada al final. Ahora, la idea de la traducción es que uno pueda leer sin obligatoriamente ver ese "original". Si bien es cierto están íntimemente ligados, también pueden ser dos cosas distintas, y hasta cierto punto prefiero que así sea. De ahí que el lector, vos en este caso, puede considerar que es un buen poema.

Y claro, recomendación total, Miłosz es genial.

Saludos a los tres y gracias por pasar