11 oct. 2010

Poemas de Abraham Nahón

De izquierda a derecha: André Cruchaga, Michel Cassir y Abraham Nahón
Señales

Hay a quienes no necesitas
preguntarles su historia:
la llevan en el aliento.

Ficción

Nadie nos conoce realmente:
quien logra conocernos más
es tan sólo
quien mejor nos imagina.

Intenté hacer un poema…

A Judith, quien habita en mí
 
Intenté hacer un poema que comprendiera la posibilidad y el azar.
Que tu mirada sobre él, como un sol laborioso, lo atardezca.
Y rote su palabra, al leerlo
desde distintas coordenadas,
o contagiado por tu soledad
revele párrafos que abreven
de la fuente de la antigua plaza:
corazón que se ofrece
incesantemente
para nadie.
Dejar que su voluntad lo transforme en otra versión del poema,
cautivar y enamorarse con todo y sus reflujos,
para no ser sólo palabra escrita: cicatrizada.
O que como una manzana mordida, a la intemperie,
pueda pudrirse a su propio antojo,
o vivir entre anhelos, rencores y batallas
como un pueblo de palabras.
Que el poema
nunca sepa que es poema.

No quiero imaginar el mapa del dolor en tu rostro

A Erik Nezzar, viajero total, in memóriam

No quiero imaginar el mapa del dolor en tu rostro.
El asombro no se desvaneció
ante esas alas exangües
como derretidas por un legendario sol.
Áspero fue el camino
a esa otra dimensión
que en profusas charlas y humaredas quisimos vislumbrar.
Has traspasado la oscura cortina que nos separa
de la sala de proyecciones del misterio.
Eres misterio.
Y te recuerdo,
más allá de tus audaces exilios terrenales,
viajando en la contemplación,
cuando al caer la tarde te detenías
como un gran árbol –sostenido por el viento entre sus ramas–,
hasta integrarte poco a poco en el follaje.
Ahora entiendo: este sencillo acto
revelaba la metáfora de la muerte.
Duele pensar que tus hijos,
al desplegar sus años,
no podrán aprehender de tus actos
tu más sensible enseñanza:
la vida es movimiento.
Tardamos en dominar el fuego, y más en fecundar la tierra.
Nos aburrimos de vagar y fuimos haciendo altares
para venerar a la palabra y distraer la soledad.
Años dejamos pasar, para hacernos de memorias,
plastificar nuestro corazón y prodigarle a las imágenes
el fulgor de nuestros deseos.
Excepto, una pequeña cosa:
supimos, casi en el acto,
abatir lo diferente,
su misterio náutico,
lo náufrago del otro. 

Poemas tomados de Arte Poética

Además de su labor poética, Abraham Nahón dirige la destacada revista Luna Zeta. Aquí un dossier sobre dicha publicación y sobre otros trabajos de Abraham: 

Luna Zeta 

"A 10 años de la Luna Zeta"

"Memorial de agravios, mirada a la lucha magisterial de Oaxaca" 

Abraham Nahón (Oaxaca, México, 1974). Poeta e investigador social. Labora en proyectos de antropología aplicada en el Ciesas Pacífico Sur, y se enfoca en temas relacionados con los pueblos indígenas de México. Director de la revista cultural Luna Zeta, editada en Oaxaca desde hace 10 años. Incluido en las antologías Hora de tinta (Fondo Editorial IEEPO, 2004), Anuario de Poesía Mexicana 2004 y Anuario de poesía mexicana 2005 (FCE, 2005 y 2006, respectivamente); Oaxaca. Siete poetas (Secretaría de Cultura, 2006); Cartografía de la literatura oaxaqueña actual (Editorial Almadia, 2007) y El vértigo de los aires. Poesía latinoamericana (1974 – 1985) (CONACULTA, 2007). Coautor del libro de ensayos y fotografía Memorial de agravios. Oaxaca, México, 2006 (Marabú Ediciones, 2008). 

Otros poetas

4 comentarios:

Leandro dijo...

Me encantaron los dos primeros, por lo breve. El segundo es casi lacaniano, jeje.

Asterión dijo...

Leandro: de esos dos breves, a mí me gusta sobre todo el primero. Y cierto, algo lacaniano el segundo.

Saludos y gracias por pasar

Mon dijo...

Es inevitable reirse al leer por primera vez el primer poema, después meditarlo un poco más.

"Intenté hacer un poema" lo he leído muchas veces en otros autores, más y menos modernos, con otras palabras, pero este está muy bien logrado y simple, difícil combinación.

Con el tercero tengo problemas con el ritmo, no me llega todavía, pero es lo de menos...

Saludos.

Asterión dijo...

Mon: curiosamente, no recuerdo haber reído ocn el primero, pero entiendo tu punto.

El tema de "hacer poemas" será una constante siempre. Inludibke tarea la de preguntarse por la poética.

Saludos y gracias por pasar