Historias de Nueva York

 
Me permito tomar el título de una película de la que no voy a hablar (y que narra tres historias) para referirme a otras tres películas en las que en mayor o menor medida la ciudad de Nueva York aparece como protagonista.

1.    Sophie´s Choice, de Alan J. Pakula

 
En Brooklin, hogar una vez del poeta Walt Whitman, se desarrolla esta cinta de 1982, protagonizado por Meryl Streep, Kevin Kline y Peter MacNicol. Así, en 1947, llega a esta ciudad Stingo (MacNicol), novelista dispuesto a triunfar en “la grande Babylon”, quien traba amistad con una particular pareja (Sophie y Nathan: Streep y Kline, respectivamente). Ella es una emigrante polaca, que estuvo en el campo de concentración de Auschwitz; él es un químico a punto de obtener un Nobel. Sin embargo, nada es tan sencillo, y Stingo se ve envuelto en una serie de conflictos personales, donde los secretos de Sophie y los cambios de humor de Nathan marcan el contrapunto.

Una película contenida, realizada con buen ritmo y tonos precisos, con muy buenas actuaciones y acertada dirección. Los giros de la trama permiten la reflexión desde diferentes puntos de vista acerca de la guerra y el nazismo, entre otros temas, pero sobre todo, de los avatares de la condición humana.

Corolario

Sería interesante extraer los paralelismos entre esta película, Atonement (Joe Wright, 2007) y The Reader (Stephen Daldry, 2008).

2.    Whatever Works, de Woody Allen


Woody Allen es uno de los últimos grandes directores estadounidenses. Por grandes nos referimos a esa generación que emergió entre el paso de los sesenta y setenta, y que cuenta con nombres como Coppola o Scorsese, nombres ineludibles en la conformación de la mitología gringa. A pesar de eso, no podemos obviar tampoco que estos tres directores tienen baches profundos y repeticiones no siempre productivas.

Eso sucede precisamente con este filme. Nada nuevo nos entrega Allen: una vez más, un neurótico misántropo con ínfulas de genio, de clase media alta, que reflexiona de modo sarcástico sobre la existencia humana en una gran ciudad como Nueva York (Boris Yelnikoff, encarnado por Larry David), que de repente se topa en su vida con una ingenua  muchacha del interior del país (Melodie, actuación de Evan Rachel Wood), con consecuencias inesperadas para ambos.

Eso sí, no podemos negar que el humor está bien dosificado, y hay momentos muy logrados, como cuando la madre de Melodie le cuenta a su ex esposo que ahora vive con dos hombres, en un ménage à trois, y este solo atina a decir: “¡Maldición! Sabía que no debíamos confiar en el francés”. En síntesis, podemos decir que la película logra algo de frescura, quizá porque Allen opta por darle el papel principal a Larry David (Curb Your Entusiasm), en lugar de asumirlo él. Ahora, esto también puede ser contraproducente, porque en esa serie, David es precisamente un neurótico misántropo muy parecido a los personajes-personaje de Allen, entonces hay momentos donde la fórmula cuaja muy bien pero en otros no tanto.

Corolario

Sobre la película de la que no iba a hablar: Scorsese, Coppola y Allen dirigieron en 1989 New York Stories, compuesta por tres mediometrajes: Life Lessons (Scorsese), Life Without Zoë (Coppola) y Oedipus Wrecks (Allen).

3.    New York, I Love You, de varios directores

 
Primero fue Paris, je t´aime, el inicio de una franquicia llamada Cities of Love, que siguió en Nueva York (claro, ¿dónde más?). Películas compuestas por cortometrajes que se relacionan apenas superficialmente, porque el tema común es la ciudad en sí y el amor (por supuesto, ¿cuál otro si no?).

En New York, I Love You asistimos a diez cortos, más uno que sirve de transición (dirigidos por once directores) que se desarrollan en los cinco municipios de Nueva York (o ciudades, a falta de otro mejor término) todos muy distintos en estilo y abordaje de las situaciones: desde la situación incómoda por no saber con quién se está flirteando hasta los tonos poéticos del recuerdo y el deseo. Los primeros cortos empiezan bien, pero no son realmente el plato fuerte. La película empieza a crecer a partir del segmento dirigido por Shekhar Kapur, en el que una cantante reconocida llega a hospedarse a un hotel en el que quizá estuvo hace algún tiempo. Sin dudas, para este servidor es el punto alto del filme: hermoso y delicado. Luego, Natalie Portman demuestra que no solo es buena actriz, sino además buena directora, en la historia de una niña. El último corto, dirigido por Joshua Marston, es el contrapunto ideal para estas historias de amor: dos ancianos se dirigen al muelle donde se conocieron hace sesenta años.

Para los que gustan de los actores, el reparto es amplio y generoso, y va desde algunos nombres consolidados como James Caan y Andy García, algunos que van en ese camino, como Natalie Portman o Ethan Hawke y otros más nuevos, como Shia LeBeouf o Bradley Cooper.

Corolario

Esta cinta debería ser una lección para los videastas y realizadores de cortometrajes en Costa Rica. En nuestro país, a pesar de que la producción es amplia y variada, e incluso en algunos momentos logra buenos trabajos, se queda corta y acusa cierta ingenuidad en muchos sentidos. Es común todavía que prevalezca la idea de que los cortos deben hacer referencia a problemas sociales específicos, o por el contrario, que se presenten como fantasías surrealistas (bastante clichés, valga decir), pero jamás vemos ejercicios de forma, donde el efecto del fondo termina por ser hermoso y por qué no devastador, trabajos donde el guión demuestre calidad y profundidad. Debemos recordar que un corto no es necesariamente un cuento, sino ante todo un poema.

Comentarios

Leandro ha dicho que…
Vi dos de esas tres: ya sabés que vi la de Woody, y vi también Sophie's Choice. La historia, como decís, tiene muchas vueltas, y es algo irregular. Meryl Streep, muy bien.
Respecto a la tercera, hay varias compilaciones de cortos que vi, y todas tienen algunos extraordinarios: pienso en Chacun son cinéma, en Ten minutes older, en Lumière and Company. Incluso vi la Trilogía de Nueva York (para ponernos más austeros, jeje), me hizo reír mucho la yiddishe momme omnipresente; incidentalmente está Larry David ahí en un papelucho.
Gustavo Adolfo Chaves ha dicho que…
Sobre "Sophie's Choice" sólo puedo decir dos cosas: 1) Meryl; 2) Streep. O, en español: "Toy enamorado".

Pero sí, es una película muy buena. Me encanta la fotografía que tiene. La de Allen me gusta también. Es Woody. No he visto la tercera, pero trataré.

¿Quién me mete a mí hablando de cine?
Asterión ha dicho que…
Leandro: "Sophie´s Choice" tiene lo suyo, no se puede negar, aunque hubiese preferido que los flashbacks no fuesen tan extensos. No por un asunto de tiempo o de monotonía, para nada, sino que son los que generan cierta irregularidad. A lo mejor, con flashbacks más breves se habría enfatizado el aspecto psicológico.

De las trilogía de Coppola, Scorsese y Allen, aparte de esa gran madre, también está muy lograda la del pintor, con "Whiter Shade of Pale" de fondo.

No recordaba a Larry David en esa. Cuando la vi seguro que ni sab{ia quién era.

Gustavo: ¿Y todavía tas enamorado? Pues sí, no te voy a negar que tiene algo. Y puestos a eso, para mí lo reprochable sería la nariz.

Sí, Woody sabe lo que hace, auqnue se repite y yo quisiera verlo inventando todavía, como ese coro griego en "Poderosa Afrodita" o hasta el musical en "Todos dicen te amo".

Y bueno, te mete a hablar de cine el mismo que me mete a mí.

Saludos a ambos y gracias por pasar
Calico Skies ha dicho que…
Me contaron maravillas de esa ciudad. Me gustaría conocerla algún día. Aún no vi esos titulos, pero tengo como muy conocida a 'Sophie's Choice'.
Asterión ha dicho que…
Es una ciudad fascinante, sin duda. A mí me gustaría volver algún día con más tiempo, sobre todo porque cuando estuve en Central Park no pude visitar el monumento a John, porque ese día había una manifestación, y las calles estaban bloqueadas.

Saludos y gracias por la visita
wílliam venegas ha dicho que…
Buenas recomendaciones, aunque esas pelis de varios directores a propósito de una ciudad (Nueva York, París, Barcelona) o algún tema me resultan absoluta y lógicamente irregulares.
Asterión ha dicho que…
William: ciertamente pueden resultar irregulares. Lo que yo rescato, en este caso, son los cortos por sí mismos, o al menos algunos de ellos, como el de Kaphur, con guión de Minghella, o el dirigido por Portman o por Marton.

Saludos y gracias por pasar
Gustavo Adolfo Chaves ha dicho que…
Para mí el atractivo está en esas pequeñas anomalías. Nunca me ha gustado una modelo ni una "reina de belleza".
natalia_paperblog ha dicho que…
Hola Gustavo,

Buenos días. Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Quisiera disculparme por dejarte un comentario así, pero no he encontrado otra manera de contactarte. Tras haber descubierto "La casa de Asterión", me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital de difusión cuya misión es identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos, que sino, se diluyen entre la masa de información antes de llegar a los oportunos lectores.

Si el concepto te interesa, anímate a proponer tu blog, creo que tus artículos resultarían muy interesantes para los lectores de "Cultura". Si así fuese, los contenidos serían los mismos que los tu blog, asociados al autor original : acompañados de tu nombre/seudónimo, ficha de perfil y varios vínculos hacia el blog.

Espero que te motive el proyecto que iniciamos en Enero con tanta ilusión. Échale un ojo y mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Un cordial saludo y feliz fin de semana,
Natalia natalia @ paperblog.com
Responsable Comunicación Paperblog
Trini ha dicho que…
Hola!!

Llegué de casualidad a este blog luego de subir algunas letras al mío.
¡¡Qué rico es!!

Y me enganché porque los últimos temas que aparecen, por uno u otro motivo, me llegan profundamente.
Beatles!! Oh, myyy! Un sentimiento, realmente... Además del reconocimiento por cambiar la historia de la Música. Si Dios quiere dentro de poco estaré por Liverpool.
New York!!! Qué ciudad!! Yo sí tuve la suerte de visitar el Dakota Building y el área del Central Park dedicada a su memoria. De hecho, la foto de perfil que tengo en mi blog es de ahí.
Y Job... leí ese libro de la Biblia y me impactó tanto la fuerza del dolor e impotencia de este personaje que realicé un trabajo sobre él.

Seguramente andaré de nuevo por aquí...
un beso grande!
y te invito a chusmear el mío.
Trini
Asterión ha dicho que…
Trini: siempre llegamos de casualidad a los blogs...

Me alegro de que te haya gustado este espacio, con sus historias de Nueva York, días en la vida y problemas jobianos.

Gracias por tus palabras y por tu visita.

Saludos y bienvenida

Entradas populares