3 feb. 2010

El próximo domingo 7 nos la volvemos a jugar

 No hace falta decir que no soy político. Mucho menos, que no tengo todas las herramientas para poder hacer el mejor de los balances. Por tal motivo, le pedí ayuda a un amigo, ducho en estas lides, para que redactara un artículo acerca de las elecciones del próximo siete de febrero de 2010. Lastimosamente, no tuve respuesta.

Hoy, primero de febrero, a seis días de las elecciones, pensé entonces en entrarle al asunto por la vía del humor (como si esa sí la dominara), pero tampoco se me ocurrió nada provechoso (ni política ni humorísticamente hablando), así que decidí simplemente entrarle al asunto.

Hay varios blogs o sitios en los que sus autores manifiestan haberse abstenido de votar en el pasado. Yo fui uno de ellos. Como dije en ocasión anterior, la situación del regreso de Óscar Arias y luego el TLC me llevaron a las urnas por primera vez. Abstenerse como posición política puede ser válido como forma de protesta cuando una sociedad maneja ciertas cuotas de equilibrio, e incluso cuando el bipartidismo, tan usual en muchas "democracias", parece mantenerse en cierto nivel. Sin embargo, cuando los tiempos lo exigen y las coyunturas nos urgen a tomar medidas más fuertes, considero que se hace necesario votar.

Las encuestas mienten y manipulan, ya lo sabemos. Nos nos dejemos engañar por ellas ni nos basemos en sus resultados para decidir qué hacer este domingo. Simplemente votemos. El TSE es un descaro, como lo ha sido durante los últimos años, entonces, no le demos tregua y vayamos a votar por distintas opciones.

La amenza de Laura Chinchilla-Dictadura de los Arias se ve matizada por otro peligro que surgió en esta campaña: el populismo, oportunismo y demagogia de Otto Guevara y su ML. Fishman, prácticamente ni suma ni resta, aunque algunas cosas logrará obtener, claro está, merced a ciertos grupos y hasta gracias a su publicidad.

En este panorama, mi apuesta sigue siendo por el Partido Acción Ciudadana (PAC). Independientemente de muchos aspectos que no comparto, ha mostrado coherencia en su línea política. Sus fundamentos pueden ser sólidos. Del mismo modo, aunque soy de Alajuela, diputados por San José, como Eva Carazo y José María Villalta, merecen todo el apoyo, así que adelante con el Frente Amplio.


Costa Rica ha enfrentado un proceso de deterioro en todos los ámbitos. La situación actual se viene fraguando desde hace treinta años. Los esfuerzos de los grupos de poder por vender nuestro patrimonio, por desprestigiar las instituciones estatales, por hacer negocios a costa de nuestros propios impuestos y por traer capital extranjero que decapite a este país son solamente algunos de los ejemplos más claros. Alterra, Riteve, Autopistas del Sol: asquerosos negocios millonarios donde las sociedades anónimas del clan Arias están involucradas, y donde no se ha hecho nada para frenar sus abusos.

El panorama actual es tétrico, ciertamente. Hay quienes aún no quieren creer que estamos frente a una dictadura. Claro, la clase media de este país, justamente mediocre, timorata, con doble moral y superficial, que siempre aspira a ser clase alta, es la principal responsable: se deja seducir por la promesa de que algún día le tocará una mejor suerte.

Una "mejor suerte" no debe ser un credo político. Debe serlo la plena convicción de que estamos construyendo, día con día, un país. Por eso no podemos dejarlo en manos de unos cuantos, ni permitir que Libreración Nacional  y los hermanitos Arias sigan haciendo lo que les plazca.

Nos volvemos a jugar el chance de cambiar nuestra historia. No lo dejemos pasar de nuevo.

19 comentarios:

Lluís Salvador dijo...

Hola, Gustavo:
No puedo ni opinar, ni debo, sobre la política costarricense, desconocedor como soy de ella. Pero sí estoy de acuerdo con tus postulados sobre la abstención y sobre el voto. En particular, tengo uno que dice que el que se abstiene no tiene derecho a quejarse después. Y, como dices muy bien se juegan ustedes el cambiar su historia. Y pueden hacerlo, eso es lo bonito de la democracia.
De modo que mucha suerte y juego limpio, y un recuerdo desde Barcelona.

Asterión dijo...

Lluís: es una época difícil, aunque mucha gente no quiera verlo o no sea capaz de verlo. Son muchas cosas en juego, y estas elecciones serán decisivas en cuanto a los caminos que habremos de transitar.

Saludos para vos y gracias por la visita

Juan Murillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Murillo dijo...

Concuerdo con vos, estos son momentos decisivos para nuestro país. Es nuestra obligación histórica detener lo que está pasando.

J.P. Morales dijo...

Laura me desagradó desde el principio, por el proceso tan atropellado de dejar al país sin vicepresidentes para lanzarse a la carrera por la presidencia. Fishman... diay, fue la salvada de tanda de último momento cuando Calderón se jodió y Otto Guevara me da miedo que me coma. Yo tampoco pensaba votar, pero le doy finalmente mi adhesión al PAC, tal como hace cuatro años.

Alexánder Obando dijo...

Sin más qué decir, Asterión. El voto es PAC con diputación para el FA.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola Gustavo:

Sobre el tema del voto, estoy de acuerdo, deberían de ir a votar. El tema de la abstención en el voto lo has explicado muy bien. Muchas veces en lugar de ser una medida de protesta se vuelve en contra.



Que tengan suerte. Y que el futuro sea para la esperanza.

Un abrazo.

Asterión dijo...

Juan: así es. Se debe detener ya.

J. P.: tanto Laura como Otto dan miedo. Y medio en broma, pero a propósito de "el menos malo", hasta por Calderón hubiera votado, sabiendo que le impediría a los Arias continuar en el poder.

Alexánder: adelante PAC y FA.

Lola: ojalá así sea. Muchas gracias por tus buenos deseos.

Saludos a todos y gracias por pasar.

el tuerto dijo...

No estoy de acuerdo con eso de "el que no vta no se queja". La abstención por falta de representación de a posición propia no es criterio para segregar a un ciudadano.

Por otro lado, la acción directa es un principio político legítimo que muestra una manera de hacer política más allá del voto o de la representación.

Yo también voy FA, porque esa es la izquierda que tenemos, aunque no sea necesariamente la que yo desee. Mejor tener algo de izquierdas en la Asamblea que no tener nada.

Honestamente voy FA, aunque me gustaría más que las siglas respondieran a Frente Anti-Capitalista, y si no Frente Armado.

El análisis político, Asterión, me parece adecuado.

Asterión dijo...

el tuerto: entiendo tu posición. Yo sigo respetando al que se abstiene pero, como bien decís, realiza acciones directas más allá del voto. El que no cuenta es el que se abstiene por pereza o indiferencia.

Frente anticapitalista o armado, bueno, me quedo con el primero, aunque como ya he dicho en otros momentos, la situación podría llegar a lo segundo, si no ahora, en pocos años.

Gracias por tu visita y comentario.

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Nunca me había dolido tanto no poder votar...

Esteban U. dijo...

Bueno, ahora duele igual votar, pero te entiendo, Gustavo.

Lo del abstencionismo no es solo un asunto de que “si no votó, no se queje”. Es más bien cuestión de porcentajes: si por Laura votan 4 personas, y el total de votos emitidos es 10, entonces gana. Si un abstencionista va y anula su voto, entonces los votos de Laura son 4/11, y eso ya NO alcanza para que gane. Cuantos menos vayan, menos votos necesita el ganador.

Pero bueno, lo que ocurra en esas elecciones afecta igual a quien votó, anuló, se abstuvo, etc.

Asterión dijo...

Tavo: entiendo, porque nunca me he sentido tan bien como desde que voto, aunque después igual duela, como dice Esteban.

Esteban: juegos de porcentajes, cálculos de quien cree que se trata de votar por quien vaya ganando en las encuestas, para "no perder"; el que dice no creer en nada, el que no hace nada.

Todos nos veremos afectados. Hoy más que nunca.

Saludos a ambos y gracias por pasar.

Pelele dijo...

Pues eso, en CR ya van algunas vueltas en las que abstenerse deja de ser una posición antisitémica para jugar más bien en la cancha que marca el sistema.

Lo decía Alberto Cortez, lo que está en juego es o un país de derecha derecha, con su economía transnacionalizada, su individualismo a ultranza y su sálvese quien pueda (ya sabemos quienes son los que pueden) o un país con un mercado interno fortalecido, solidario y en el que ojalá las brechas vuelvan a acortarse. Dicen que la pobreza no ha crecido, que oscila en el 20 por ciento, pero ese 20 cada vez es más gente. No aumenta la pobreza: aumentan los pobres.

El proceso de desmantelamiento y descrédito de las instituciones al que ha llevado este gobierno está llegando a topes alarmantes.

Hay que salir a votar, votar PAC-FA, y luego mantenernos ejerciendo control político ciudadano.

Asterión dijo...

Pelele: pues eso, concordamos en todos los puntos. Ojalá las cosas resulten.

Saludos y gracias por pasar y aportar.

pezenseco dijo...

De acuerdo en el tema del abstencionismo, o de por qué en esta coyuntura sería un error.

Por otro lado, soy uno de esos que "no quieren creer" que viven en una "dictadura". Creo que esa palabra es desmesurada. La mitad de mi familia es española y padeció el franquismo. Mi familia política completa es chilena y padeció a Pinochet, mi suegro tuvo que exiliarse porque trabajaba en el gobierno de Allende y fue perseguido. Esas sí fueron dictaduras. Nuestra situación es crítica en muchos sentidos, en eso estoy de acuerdo, pero tenemos espacio de expresión y de acción y de oposición, a pesar de todo; ciertamente no es suficiente, pero tampoco es inexistente. Es, simplemente, una cuestión de matizar el lenguaje, la retórica, porque hay una distancia patente, me parece, entre Chile después del 73 y nosotros hoy. Mi suegro ahora vive aquí y por su propia experiencia (es solo un ejemplo, pero habría miles similares) diría lo mismo que estoy diciendo yo ahora. En fin, que también es bueno estar en desacuerdo en algo, ¿no? Un saludo, G.

Asterión dijo...

pezenseco: claro que también es sano estar en desacuerdo.

Comprendo tu posición y los ejemplos que nos das; sin embargo, lo que podríamos decir es que existen diferentes tipos o grados de "dictadura". Ahí donde las instituciones han sido tomadas por asalto, y a pesar del disenso o las denuncias poco o nada se logra, hay una acumulación de poder que bien puede llegar a paralizar toda oposición, y es lo que se ha hehco aquí.

Si permitimos que una vez más los Arias ganen el juego, el asunto se irá poniendo cada vez peor.

Aún hay instancias de oposición, y la gente no tiene que salir huyendo, pero debemos esorzarnos porque dichas instancias generen algún tipo de cambio real.

Saludos y gracias por por tus aportes.

pezenseco dijo...

Eso es, G., dicho así, estamos de acuerdo, la toma de las instituciones es ciertamente una desgracia que sin duda puede empeorar...

No sé, tal vez el asunto se reduzca a que para mí la palabra misma, "dictadura", me lleva a pensar en cosas distintas a la actualidad nuestra, mucho más graves (lo cual no niega que la nuestra sea grave)... Es decir, que con ese lenguaje se distorsiona el ámbito efectivo donde todavía es posible actuar y se genera, se quiera o no, la idea (el meme, diría Richard Dawkins) de que estamos todavía peor de lo que estamos.

A su vez, me parece, ese tipo de retórica, de extenderse demasiado, en lugar de ayudar a la lucidez, a la discusión mesurada, a las decisiones inteligentes y la acción coordinada, puede llevar más a bien a cierta "ceguera" basada en la rabia, y en ese momento ya es más difícil pensar y actuar de manera sensata y estratégica.

Qué sé yo, tal vez a alguna gente una posición como esta le parezca poco radical o ingenua; yo prefiero pensar que no lo es, o dicho de otro modo, que todavía estamos a tiempo para no ser radicales. Los radicalismos y los fanatismos y todos esos ismos me dan tanto o más miedo que la situación en que estamos hoy. Por ahí anda la cosa...

Gracias por este espacio de conversación!

Asterión dijo...

pezenseco: sí, a veces uno ve las cosas en dimensiones que pueden resultar un poco alarmantes, sino para uno, quizá sí para otros, que podrían entonces también caer en extremismos y otros ismos.

Tus puntos de vista me parecen bastante equilibrados, y ahí sí, no queda otra que concordar de nuevo.

Igual, debemos estar vigilantes, y ejercer presión, sea si ganara Ottón o cualquier otro.

Y más bien, gracias a vos por venir a conversar.

Saludos