20 dic. 2008

Un poema de Salomón de la Selva: a propósito de "te quiero"

Y bueno, por aquí seguimos. Si algo tiene Internet es que es altamente adictiva y no te permite tomar vacaciones (al menos a mí).

A propósito de un “te quiero” propio, y luego de recordar el poema que sirvió de pretexto para su escritura, se me vino a la mente este texto del gran escritor nicaragüense Salomón de la Selva, de un libro adquirido en mi visita a Managua en 1995, el mismo año que leía a Mayakovki. Ahora me percato de que el origen de “Pronunciarte” bien pudo estar también aquí. Además, a la par de este poema, me doy cuenta de lo lejos que quedó mi experimento con la dichosa frase.

La bala

La bala que me hiera
será bala con alma.
El alma de esa bala
será como sería
la canción de una rosa
si las flores cantaran,
o el olor de un topacio
si las piedras olieran,
o la piel de una música
si nos fuese posible
tocar a las canciones
desnudas con las manos.

Si me hiere el cerebro
me dirá: Yo buscaba
sondear tu pensamiento.
Y si me hiere el pecho
me dirá: ¡Yo quería
decirte que te quiero!

En Salomón de la Selva, Antología mayor (Julio Valle-Castillo, sel.), Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1993, p 123.

7 comentarios:

Marco dijo...

Gran poema el que transcribís Gustavo... lo recuerdo montones por su versión musicalizada, de Orfilio Picón, uno de "Los de Palacagüina", donde nos han recordado tanto que a fin de cuentas los verdaderos "te quiero" serán revolucionarios.

janfi dijo...

Me hizo acordar inmediatamente a "Ojala" de Silvio Rodriguez, supongo que colaboró a este recuerdo el comment de Marco :
"Ojalá pase algo que te borre de pronto:
una luz cegadora, un disparo de nieve.
Ojalá por lo menos que me lleve la muerte,
para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones:
ojalá que no pueda tocarte ni en canciones."

mon dijo...

De todas, mi poesía preferida es la nicaragüense (también la cubana, a propósito de Silvio). Los buenos poetas nicas tienen la facultad de utilizar palabras, imágenes, sucesos comunes para convertirlos en poemas que resultan originales. Creo que esa es la razón por la que son tan asequibles, cercanos, claros, pícaros, con una fuerza sutil...y así podría seguir hablando.
Creo que este poema es un buen ejemplo de todo eso. Me encanta la habilidad del escritor para transformar el dolor (la bala) en algo delicado y hermoso.

Ophir Alviárez dijo...

Preciso, musical, deleitable, el poema se nos muestra suave y especialmente delicado en fondo y forma...

Qué manera de decir te quiero, no?

Buen blog, me quedo cerca.

Un saludo,

OA

Asterión dijo...

Marco: sí, recuerdo que es un poema que te gusta mucho, igual que Los de Palacagüina.

Janfi: así es, esa "luz cegadora", ese "disparo de nieve" van directo a la yugular, diríamos por aquí.

Monse: los poetas nicas son geniales: Darío, Pasos, Urtecho, De la Selva, Martínez Rivas...

Ophir: bienvenida y que bueno que te quedás cerca.

Gracias a todos por visitar y comentar.

mon dijo...

LA POESÍA NICARAGÜENSE


Tiene que fajarse con la iniquidad
visitar la Chureca todos los días
y encenderse con verdor espiritual en cada oscuro
semáforo
Embestir cotidianamente la nada, la vacía testa de
políticos y economistas de Estado

Construir vocablos para exprimir el silencio
para esgrimir el grito del cambio social que todos
esperan.

*IVAN URIARTE, Cuando pasan las suburban

Germán Hernández dijo...

Poco o nada hay que añadir a la gran obra de Salomón...

Leer, vivir un día y callar...