5 nov. 2008

"¿Quién dijo que todo está perdido?..."

Quiérase o no, resulta imposible dejar pasar este día sin hacer mención de Barack Obama. Más allá de las tendencias a las que nos adscribamos, la esperanza es siempre la posibilidad de cambio.

Y así es, "¿quién dijo que todo está perdido?", cantaba Fito a capella (como aquí pero mejor), ayer a eso de las 11:oo p.m.

7 comentarios:

Carolina Lozada dijo...

El optimismo, el optimismo...

Julia dijo...

qué bonito debe haber sido cantar esa canción anoche con Fito.

Asterión dijo...

Carolina: con cierto sonrojo puedo afirmar que soy ciento por ciento pesimista; sin embargo, hay ocasiones en que el único camino parece ser el optimismo.

Julia: así fue. Para mí, el punto alto de la noche. Lástima que el sitio no se preste, en lo absoluto, para un concierto de esta naturaleza.

Saludos y gracias por la visita.

Carolina Lozada dijo...

Gustavo:
No hay por qué sonrojarse. Es la música, es la vida, es Fito, que por lo visto los visitó por allá. "Me gusta estar al lado del camino"

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Y Laura Chinchilla va a ser Presidenta de Costa Rica, y la unión gay se va a legalizar, y vamos a optar con el gas marítimo para independizar nuestras fuentes de energía y desarrollarnos... Digo, ya que estamos optimistas.... Y no es que me fascine Laura Chinchilla, pero no creo que una mujer lo pueda hacer peor que los del otro cromosoma. Y Obama: vaya, qué rspiro alguien que al menos puede hablar coherentemente, en serio.

Asterión dijo...

Laura Chinchilla si Junior se lo permite, jaja. En serio, mae, ¡qué terrible ver esa posibilidades!

Pues sí, de vez en cuando me quito la máscara cínica y me entra la nota optimsta.

En el caso de Obama, o de una mujer al frente, es más lo que se podría lograr en términos del imaginario que por dichas figuras en sí mismas.

Particularmente, el asunto racial no me convence. A fin de cuentas, Obama ha sido educado en la tradición blanca, patriarcal, capitalista, occidental; así que ya vamos viendo. En ese sentido, hubiese visto más posibilidades en la Clinton (aún con el mismo tipo de educación), pues como vos bien decís, sería imposible que alguien lo hiciera peor que Bush, por ejemplo.

Leandro dijo...

Bueno, pese a que Obama luce bien, yo ya no creo en nadie. Todos los gobernantes, de una forma u otra, están comprometidos con una forma orgánica de manejar las cosas en ese país, y eso no va a cambiar. Obama puede atenuar errores groseros de forma como la guerra de Iraq, pero, un poco como pasó con Kennedy, no puede significar un cambio de signo de grandes kilates. Creo que Bush les daba vergüenza incluso a ellos, pero basta con bajar un poco el perfil. Digamos, Clinton hoy es visto casi como un gran estadista benévolo y humano, y es el contraste lo que lo hace todo.