21 jul. 2008

Tres tankas (en invierno)


Triste la lluvia
que sobre el mármol cae,
triste ser tierra.
Triste no ser los días
del hombre, el sueño, el alba.

Jorge Luis Borges

1

Veo una sombra
dibujada en el muro.
Tu cara duele:
es una mariposa
suspendida en el sueño.

2

En el invierno
el instante es ceniza
y no te encuentro:
tus labios arrasados
son espejos infinitos.

3

El sol mañana
sabrá darnos de nuevo
el bien supremo:
la montaña ha empezado
a cantar en la noche.

4 comentarios:

Mauricio Vargas Ortega dijo...

Muy lindo poema: muy limpio, muy exacto; flecha certera.

Humberto Garza dijo...

Todo mundo anda escribiendo tankas ahora... Es la nueva picazón. Al menos ustedes escriben algo. Yo, ¡ya no puedo escribir ni haikús! Desde que me jubilé, la musa se fue a putear con otros por ahí, y no ha vuelto.

Germán Hernández dijo...

¿Quién es Asterión?

Jeje

¿Qué tal compañero?

A mí me llama mucho la atención la deliberada intención de escribir manteniendo una estructura en tus poemas, tiene su mérito, en un sentido plástico, en cuanto a que el poema no es pura y llanamente escritura automática y espontánea; tiene sus riesgos, cuando la imagen no logra ser lo suficiente eficaz en sí misma a pesar del sentido… ¿me estoy dando a entender?. Jeje.

Bueno, por variar, atreviéndome a manosear las cosas ajenas…

Un abrazo

Germán

Alí Víquez dijo...

Me gustan mucho, sobre todo el tercero.